Medicina, magisterio, psicología, enfermería o veterinaria son algunas de las profesiones más reclamadas entre los jóvenes. Durante los últimos años, a estas se suman nuevos trabajos relacionados con las plataformas digitales como «influencer», «youtuber» o «tiktoker». Sin embargo, existen otras posibilidades desconocidas por gran parte de la sociedad. «Empecé a ver espectáculos de circo en la calle y me gustó. Decidí probar suerte y trabajar con algunas compañías recorriendo varias localidades. Empecé a generar ingresos, por lo que me di cuenta que quería dedicarme al circo, ya que se podía vivir de esto», recuerda la chilena Calisto Aubel. Sin duda, las artes circenses son una de las profesiones más desconocidas, pero algunos jóvenes, y contra todo pronóstico, todavía apuestan por ellas. El circo no sólo es un oficio que se transmite de generación en generación, como ocurre en el caso de la familia Aragón, sino que también se estudia en algunos centros como el de València

Ver noticia completa