Anil Murthy no se muerde la lengua hablando de Peter Lim y, además de las conversaciones que ya han desvelado Levante-EMV y Superdeporte, en las que señala que «es un aficionado», el actual presidente destaca que «todo el mundo quiere estar con él para que gaste dinero».

La realidad es que Murthy en muchos momentos deja claro que su hoja de ruta choca con la de Lim, y se presenta a sí mismo como «un bussines man» y deja claro que se siente mejor gestor que el empresario propietario del club, al que considera «un aficionado» que no le deja vender jugadores para «limpiar» el club.