Las fiestas de Quartell se vieron sacudidas por una cogida a un joven de Faura durante las exhibiciones taurinas del finde semana. Fue a la salida del animal desde los cajones, cuando un resbalón le dejó a merced del astado, que le corneó en varias ocasiones y le llegó incluso a elevar, cuando el joven ya estaba inconsciente.