El riesgo de sufrir un golpe de calor es algo que se debe tener muy en cuenta en estos días ante los avisos de altas temperaturas y la humedad excesiva, dos factores que pueden provocar la deshidratación del organismo.

Cada vez más frecuentes, las olas de calor pueden ocasionar graves problemas de salud, sobre todo, en aquellas personas más vulnerables o con patologías previas.