Kiko Rivera está imparable, tras disfrutar del éxito del Betis conquistando su tercera Copa del Rey y acordarse mucho de su padre en esos momentos, este lunes ha vuelto a la realidad de su trabajo.