La arteria más central de la capital de la Costera ha acogido la demostración, protagonizada por dos canes. El alcalde Roger Cerdà ha sido el primer voluntario que se ha dejado guiar por uno de los perros para salvar los diferentes obstáculos instalados durante el recorrido.