El hombre consiguió agarrarse a una nevera hasta que llegó el helicóptero