Tanto tiempo esperando la lluvia y, por fin, ha llegado, y tanto que ha llegado. El chaparrón ha descargado con fuerza en toda la Marina Alta. En Xàbia, las calles del centro histórico se han convertido en cataratas.