Incertidumbre y mucha mucha paciencia. Los conductores atrapados en el kilométrico atasco de esta tarde han apartado sus coches a los extremos de la AP-7 para crear un pasillo por el que pudieran pasar los vehículos de emergencias. La antigua autopista en sentido Alicante ha permanecido cortada.