La Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha realizado un análisis del agua de la playa del Faro de Cullera. Los resultados obtenidos muestran que el agua presenta un alto nivel de enterococos de origen residual. Por esta razón, el Ayuntamiento de Cullera ha prohibido el baño en la playa del Faro de manera temporal.