El alzireño Sergi Canet se ha marcado como reto personal que, en un futuro no demasiado lejano, la ciudad de Zúrich se reconozca a nivel internacional como un lugar en el que se pueden comer buenas paellas. Por el momento, va por buen camino, ya que el concurso que ha organizado junto a la Asociación Gastronómica Española en Suiza ha tenido una gran acogida.