Las olas se han tragado la arena, afectando a un edificio de la Goleta y dejando al aire los cimientos de varias fincas en la playa urbana.