Los cuatro cabecillas del entramado de presunta financiación ilegal del PP se niegan a que se les realice una prueba de voz para cotejarla con las grabaciones