La fundación asiste a 1.021 personas en la provincia de Valencia y alerta del aumento de un 18 % en marihuana mientras sigue sin percibirse como riesgo