María Luisa Torres, la madre del bebé que hace 30 años Sor María presuntamente le quitó para dárlo en adopción a otra familia, asegura que cree en la justicia. Torres dice que sor María es la principal responsable pero que hay más personas implicadas.