La Policía Nacional de Valladolid ha detenido a un varón acusado de propinar una paliza a su pareja, embarazada de ocho meses, que ha abortado a consecuencia supuestamente de los golpes recibidos. Los hechos se produjeron en la tarde de este jueves cuando la gestante, de 31 años, ingresó en el Hospital Clínico Universitario, donde fue atendida al sufrir un aborto.