Lo que iba a ser una broma entre amigas acabó en el suelo de una calle de Pinto (Madrid), entre sangre. A la chica de 12 años le hicieron el 'juego de la muerte', asfixiarla hasta perder el conocimiento. Ninguna se estaba dando cuenta de que, en realidad, estaban jugando con su vida. Que no llegue oxígeno al cerebro puede provocar arritmias, infartos, paradas cardiovasculares e, incluso, la muerte.