Unas 50 personas se hallan concentradas a las puertas de los juzgados de Ontinyent donde han prestado declaración los cuatro detenidos por la violación en grupo de una niña de 14 años el pasado fin de semana. Familiares de los arrestados, amigos de la víctima y vecinos se han proferido insultos ante un escaso dispositivo policial.