Agentes de la Guardia Civil y funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera han intervenido un alijo de 464 kilos de cocaína que estaban perfectamente camuflados en una máquina trituradora de once toneladas que llegó al puerto de València desde Colombia y cuyo destino declarado era una empresa metalúrgica domiciliada en Tres Cantos (Madrid). La mercancía entró por el puerto de València el pasado día 13 de enero, y los cilindros fueron examinados en cumplimiento de una orden de entrega controlada de la Fiscalía, tras llevarlos a un almacén.