Las condiciones meteorológicas complicadas de altas temperaturas, baja humedad y el poniente reactivaron ayer el incendio forestal declarado el pasado domingo cerca del kilómetro 34,5 de la CV-455 en Venta del Moro, situado en el interior de la comarca de Requena-Utiel. Cuando todo apuntaba a que el fuego estaba controlado, un cambio brusco del viento a primera hora de la tarde complicó las tareas de extinción, según informó el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat. Cuando los aviones se retiraban sobre las nueve y media de la noche se llevaban calcinadas más de 800 hectáreas. Todo apunta a que un rayo pudo ser el detonante del desastre natural.