Una estampa inédita o, al menos del todo inusual, fue la que ayer se pudo observar en La Marina de València, donde numerosos delfines se dejaron ver mientras saltaban y jugaban en las tranquilas aguas del puerto, muy cerca de los barcos deportivos que se encontraban allí atracados.