Uno de los hoteles más emblemáticos de València está al borde del abandono, deteriorándose cada día que pasa y sumido en un denso embrollo administrativo pese a disfrutar de una de las posiciones más privilegiadas de la ciudad. O precisamente por eso. Es el Sidi Saler Valencia, el primer hotel de 5 estrellas lujo que tuvo la ciudad y el único durante muchos años, unas instalaciones cerradas ahora a cal y canto que cada vez están más degradadas y de las que todo hace presagiar que acabarán destrozadas.

Hasta hace relativamente poco, apenas una década, el hotel aún estaba en activo y, hace cerca de 15 años, se convirtió en refugio de muchos de los supermillonarios que visitaron València con motivo de la Copa del América. En aquellos momentos, el que no se alojaba en su superyate, se hospedaba en el Sidi Saler Valencia.

El embrollo del Sidi Saler Valencia

Actualmente, el hotel está inmerso en una compleja cuestión administrativa que empezó cuando la Ley de Costas evidenció que se encontraba en dominio público o, lo que es lo mismo, que estaba en terreno de titularidad pública del que, por lo tanto, no pueden aprovecharse los particulares. Así que su situación privilegiada, a escasos metros de la orilla del Saler y en mitad de la arena, fue lo que lo llevó a triunfar como lugar único y lo que, a la postre, lo condenó.

Recibió una concesión administrativa para mantener el uso hotelero del inmueble durante varias décadas pese a su situación en dominio público, pero entonces se abrió otro melón: el de la licencia de actividad, dependiente del Ayuntamiento de València, cuyo actual Gobierno es favorable a la demolición de la edificación.

Así las cosas, el desencuentro entre las dos entidades financieras propietarias del Sidi Saler y el consistorio de la capital del Túria es público y notorio. Los bancos intentan mantener viva la concesión administrativa que permite el uso hotelero del recinto y reactivar la licencia de actividad del Sidi Saler, pero el ayuntamiento mantiene el asunto en una especie de limbo que no lo deja avanzar ni en un sentido ni en otro, al tiempo que insiste en que el hotel está fuera de ordenación y debe adecuarse a la legalidad vigente. Para hacerlo, tendría que reconvertirse en un hotel de apenas planta baja y primera planta, algo que obligaría a una remodelación absoluta de las instalaciones.

Ahora, el Sidi Saler Valencia está cada vez más cerca de la ruina y, día tras día, el que fuera el primer hotel de 5 estrellas lujo de la ciudad pierde a pasos agigantados el brillo que, una vez, lo lanzó de lleno al estrellato de los recintos más lujosos, privilegiados y mágicos de España.