El barrio de Benicalap cuenta desde hoy, en la calle Rio Segre, con un "árbol fotovoltaico", que recupera energía solar y la convierte en cargadores para dispositivos electrónicos y pequeños vehículos.