Otra noche sin pegar ojo en la Cruz Cubierta. Botellones y griterío llevan al insomnio a los vecinos de esta zona de València que ya están cansados del escándalo nocturno.