04 de octubre de 2018
04.10.2018

Valsangiacomo: El reto de mantener vivo el legado de una leyenda del vino

«Nuestra obligación ahora es seguir mirando al viñedo, apostando por las uvas autóctonas y el vino de calidad»

04.10.2018 | 04:15
Valsangiacomo: El reto de mantener vivo el legado de una leyenda del vino

El pasado 25 de septiembre se nos iba una de las personas más decisivas en el desarrollo del sector vinícola valenciano en las últimas décadas. Arnoldo Valsangiacomo (Llíria, 1938) vivió toda su vida rodeado de mostos, depósitos y barricas. Su familia, procedente de Suiza, se había instalado en el Grao huyendo de los efectos devastadores de la filoxera en el viejo continente. Las buenas conexiones marítimas del litoral valenciano y el auge de un viñedo que durante años nutrió al resto de Europa habían atraído a varios empresarios del vino, pero ninguno supo dotar de longevidad a su proyecto como la familia Valsangiacomo.

Arnoldo, cuarta generación de esta saga de vinateros, tuvo que lidiar con situaciones complicadas. Vivió su infancia en plena postguerra, creció rodeado de tinas y depósitos y nunca dejó de mirar a la tierra, inculcando a sus hijos la pasión por lo autóctono, que posteriormente se ha hecho patente con proyectos como el de ´Bobal de San Juan´ o con vinos como ´Malvasía de SantJaume´.

Ha pasado más de una semana del fatal desenlace y los hijos –de nuevo en el día a día de la bodega en plenas vendimias– siguen abrumados por las muestras de afecto. «Hemos recibido muestras de afecto de todos los rincones del mundo. Mi padre era una persona admirada y respetada en el sector, y por lo que hemos visto ahora, muy querida por todos», afirma Marta, una de las hijas de Arnoldo, que recuerda que hasta sus últimos días «estuvo al pie del cañón, incluso le quedó pendiente una reunión con el alcalde de Llíria acerca de la rehabilitación de una vieja bodega del pueblo».

Padre de cinco hijos, Arnoldo cedió hace unos años las riendas del negocio a Carlos (María, Marta y Arnoldo también trabajan en bodega en temas relacionados con la exportación, el marketing, la comercialización y la viticultura), quien ahora reconoce sentir «una gran responsabilidad». «Creemos que nuestra obligación ahora es mantener vivo el legado de nuestro padre, seguir mirando al viñedo, defender nuestras uvas autóctonas y trabajar para que la calidad de nuestros vinos siga siendo el sello que nos diferencie», asegura Carlos, quien en los últimos años ya ha dado muestras de su capacidad impulsando el proyecto de la aldea de San Juan, en Requena, mejorando la estructura de la compañía en otros sectores como el del mosto o creando etiquetas icónicas como la de Cuva Vella.

La vida sigue, y ahora es la quinta generación la que tendrá que afrontar los nuevos retos de la compañía. Mientras, Arnoldo seguirá disfrutando allá donde esté de la novela histórica y de la música, sobre todo la francesa, quizás, quién sabe, tarareando estrofas de los clásicos de Charles Aznavour.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia