Alberto L. H., el abogado de 35 años detenido por asesinar presuntamente a su pareja en València, permanece ingresado en la unidad de judiciales del Hospital General de València desde que la jueza del Juzgado de Violencia contra la Mujer número dos de València acordó su ingreso en prisión provisional el pasado lunes.

El presunto asesino machista sufrió politraumatismos tras caer al deslunado cuando supuestamente estaba tratando de escapar del escenario del crimen. Por el momento, el acusado se ha acogido a su derecho a no declarar y la única explicación que dio en el momento de la caída a la Policía es que estaba intentando robar.

La pareja apenas llevaban tres meses juntos. Cristina B. M. y él se conocieron en un pub a finales de septiembre y, pese a tener personalidades totalmente opuestas, comenzaron a salir. «Él es muy retraído, introvertido, y Cristina era todo lo contrario, pura vitalidad y alegría», explican fuentes del entorno de la pareja.

Cristina planeaba irse a vivir con él

Pero de ahí, a pensar que algo así podía pasar, va un mundo. De hecho, acababan de hacer un viaje a París y en los días previos al asesinato la joven estaba planeando irse a vivir con su novio. Cristina se acababa de comprar un piso por la zona de Mestalla, «fuimos juntas a medir y estaba muy ilusionada», mientras que Alberto vivía en el ático donde se produjo el crimen que la propia inmobiliaria donde ella trabajaba le había buscado.

Homenaje a Cristina, la última mujer asesinada en València por su pareja Germán Caballero

El presunto asesino, especializado en derecho de familia, había trabajado en varios despachos, del último de ellos lo despidieron hace dos meses porque, según argumentan, «no daba el rendimiento adecuado, iba como medicado».

Además tenía un contrato como profesor asociado de tres horas semanales en la Universitat de València , desde diciembre de 2020, donde daba clases de Filosofía del Derecho y Deontología a profesionales de la seguridad. Algunos de sus alumnos lo califican de «rarillo» e indican que solía cancelar clases con cierta frecuencia, que sustituía encargando trabajos.

Respecto a sus problemas económicos, con un concurso de acreedores físico desde 2019, algunas fuentes lo achacan a su presunta adicción a la cocaína.

Mata a su novia en València e intenta huir por el deslunado fingiendo ser un ladrón José Luis G. Llagües