La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 51 años, de nacionalidad española y natural de Vila-real, que este domingo prendió fuego a su pareja en Segorbe y huyó del lugar de los hechos. Fue el propio agresor machista, que roció a su expareja con gasolina con la intención de quemarla viva, quien se entregó en el puesto de Burriana tras permanecer más de 15 horas en paradero desconocido.

Por fortuna, la mujer, de 50 años y madre de dos hijas de otra relación, pudo quitarse la bata en llamas que llevaba puesta cuando esta comenzó a arder y, aunque fue atendida por medios sanitarios, no llegó a sufrir heridas ni quemaduras.

El fuego se propagó por el domicilio, afectando especialmente al salón y la cocina, y requirió de la intervención de los servicios de extinción. El hecho de que las puertas a las habitaciones estuviesen cerradas frenó el avance de las llamas al resto de la vivienda.

La violencia machista se convirtió desde el principio en la principal hipótesis del suceso y es que la mujer había tomado la decisión de dejar la relación recientemente –concretamente, hace una semana– tras un año de noviazgo con el ahora detenido. Entre ellos no existían denuncias previas por maltrato ni amenazas, pero este diario ha podido saber que poco antes de iniciarse el incendio la expareja estaba comunicándose por la aplicación de telefonía Whatsapp y que habían mantenido una discusión.

La mujer creía que el hombre se encontraba en Vila-real, pero de repente él irrumpió en la casa y la roció con combustible para, posteriormente, prenderle fuego. Tras esta acción, el agresor machista se marchó a bordo de un coche y logró darse a la fuga. Aunque fue buscado por los agentes de la Guardia Civil del puesto de Segorbe durante toda la noche del domingo, no lograron detenerlo. Finalmente, tras pasar toda la noche en paradero desconocido, optó por entregarse en Burriana en la mañana del lunes.

El hombre podría ser acusado de un delito de homicidio o asesinato en grado de tentativa, ya que su intención parece claramente homicida y el resultado habría sido letal de no haber podido desprenderse de la ropa en llamas.

Aumento de las denuncias

Los juzgados valencianos han recibido de media, hasta el 30 de junio de este año, una denuncia por violencia machista cada 20 minutos. Son 3,2 casos cada hora. En el mismo periodo del año pasado fueron 2,6. En cifras absolutas, el territorio valenciano ha experimentado, de nuevo, un incremento en el número de denuncias por violencia de género: de 5.656 entre el 1 de abril y el 30 de junio de 2021, a 6.909 en el mismo periodo de 2022, un 22,2 % más.

El informe estadístico del Poder Judicial cifra en 6.252 mujeres víctimas de maltrato por parte de sus parejas o exparejas en el citado periodo. Son 663 más de las que registraron los juzgados valencianos en esos tres meses de 2021. En término porcentuales, un 11,9 % más. De hecho, la tasa de mujeres víctimas de maltrato por cada 100.000 habitantes también ha vuelto a subir: la C. Valenciana continúa ocupando el tercer puesto con un 24,2, por detrás solo de Murcia y Baleares.

Pide ayuda

El 016 atiende a las víctimas de todas las violencias contra las mujeres. Es un teléfono gratuito y confidencial que presta servicio en 53 idiomas y no deja rastro en la factura. También se ofrece información a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y asesoramiento y atención psicosocial mediante el número de Whatsapp 600 000 016. Además, los menores pueden dirigirse al teléfono de ANAR 900202010.


En una situación de emergencia, se puede llamar al 112 o a los teléfonos de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062), y en caso de no poder llamar se puede recurrir a la aplicación para móviles ALERTCOPS, desde la que se envía una señal de alerta a la Policía con geolocalización.


Las víctimas de maltrato sordas, con discapacidad auditiva, ciegas o sordociegas pueden llamar al 016 con 900 116 016, SVisual, ALBA, Telesor, ATENPRO y la app PorMí. Todos los recursos contra la violencia de género.