Son premios de máxima categoría, condiderados como Premio del Año y reconocen la solidaridad. Levante-EMV entrega el galardón a cinco entidades sociales, en representación de un tejido asociativo que ha sacado músculo, ha sabido reinventarse y ha adaptado su funcionamiento a las necesidades del momento. Porque sin ellas, sin las entidades sociales y sin sus voluntarios, la gestión y la atención social a los colectivos más vulnerables habría sido muy diferente.

Reciben el galardón entidades que cuentan con recursos y músculo, pero también asociaciones más humildes que se han sabido reinventarse para dar respuesta a las necesidades de los más vulnerables ante la pandemia del Coronavirus y a quienes han sabido aprovechar la teconología y la innovación para ayudar a los demás. La pandemia dejó al descubierto la desigualdad entre quien tiene hogar o no lo tiene, quien pasó el confinamiento como pudo y quien tenía la nevera vacía o quien no contaba con medios tecnológicos para seguir las clases online o comunicarse con sus familiares mientras estaban enfermos y asilados. Los premios a la solidaridad reconocen el trabajo en la trinchera, la labor de los voluntarios y el buen hacer de quienes han sabido aprovechar sus conocimientos para aportar su granito de arena ante una crisis sanitaria, económica y social que, sin su esfuerzo, hubiera sido más complicada y más dolorosa.

Por ello, la V edición de los premios Levante-EMV aplaude la labor de cinco entidades: Cruz Roja (por su eterno compromiso); Casa Caridad (la ONG del pueblo valenciano); Juntos por la Vida (una entidad que es ejemplo de inventiva en tiempo de crisis); Coronavirus Makers (un grupo espontáneo de personas que han realizado material de todo tipo con sus impresoras 3D); y Siempre conectados (uno de los programas llevados a cabo durante la pandemia por la Universtat Politecnica de Valencia y Las Naves). Entidades, asociaciones, iniciativas y programas que, como tantos otros, que merecen un reconocimiento que está patrocinado por la Fundación José Luis López.

Es imposible premiar el esfuerzo de todas las organizaciones sin ánimo de lucro que han dado lo mejor de sí mismas durante estos meses de pandemia. Sin embargo, las entidades e iniciativas galardonadas merecen el reconocimiento y destacan la labor de sus iguales, de un tejido asociativo que ha caminado unido y ha demostrado la solidaridad y generosidad de los valencianos.

En la quinta edición de estos premios, la solidaridad ha tomado el testigo para dejar claro, negro sobre blanco, que la valenciana es una tierra donde se ha trabajado codo con codo y desde la primera línea para ayudar a los más vulnerables durante una pandemia que ha puesto de manifiesto la importancia de una red social que no ha parado de crecer. El acto de entrega de los galardones se celebró en el Centre Cultural La Beneficència con todas las precauciones sanitarias pertinentes y contó con la asistencia del director general de relaciones institucionales de Prensa Valenciana, Julio Monreal y con la subdirectora del periódico Levante-EMV, Isabel Olmos en la V edición de los Premios Levante-EMV 2020, patrocinados por Iberdrola. Las entidades sociales tuvieron como padrinos al presidente de las Corts Valencianes, Enric Morera, y a la presidenta del PP en València, Maria José Catalá.

Premios Levante-EMV/Prensa Ibérica 2020: Entidades solidarias

Clara Arnal. Presidenta de Juntos por la vida

La primera en recibir el galardón fue Clara Arnal, la presidenta de Juntos por la Vida, una fundación que trabaja a nivel local pero también internacional con proyectos en Ucrania y en otros países en vías de desarrollo como Benin, en África.

Arnal agradeció a los «más de 40 voluntarios, a los ciudadanos y ciudadanas y a las entidades que han mostrado su solidaridad y su generosidad. Desde hace 25 años en la Fundación Juntos por la Vida trabajamos con los más vulnerables. En esta lamentable situación global en la que tanto se ha perdido hace que nosotros ganemos. Nosotros hemos ganado en amigos, en voluntarios. Hemos ganado con conocimiento de nuestra realidad que nos ha ayudado a construir un proyecto con más de 400 familias y es un proyecto que ha venido para quedarse. Hemos visto historias terribles de personas que eran invisibles. Pero también hemos visto el efecto multiplicador de la solidaridad en la sociedad civil. La empatía, la generosidad, el amor, el altrusimo y la responsbilidad que son los verdaderos valores que transforman el mundo y por lo que vale la pena continuar luchando ante una pandemia que no ha acabado».

Francisco Javier Nácher. Coordinador de Coronavirus Makers

Coronavirus Makers fue un movimiento espontáneo que surgió ante la falta de material de protección tanto de sanitarios como del resto de profesionales que estaban en primera línea. Por ello, un grupo de personas con impresoras 3D comenzaron a imprimir y a distribuir material de todo tipo. «Hemos estado siempre dispuestos a enfrentarnos a esta necesidad haciendo uso de nuestra inteligencia y solidaridad dando inicio a una lucha contra la pandemia desde nuestros hogares. No puedo nombrar a todos mis compañeros porque sería imposible, pero sí se lo quiero dedicar a todos los que imprimieron pantallas, a los que cosieron mascarillas, gorros, batas o peucos, a los que ayudaron a hacer cajas de entubación para las UCI o aquellos a los que ayudaron a llevar material porque sin todos ellos no hubiera sido posible. Todos son Coronavirus Makers», aseguró Nacher. De este gran grupo han surgido dos iniciativas: Más que Makers y la red internacional Makers, que está integrada por 11 países que colaboran de forma conjunta. «Cuando la solidaridad se mueve de forma altruista con la intención de ayudar y aportar es posible ganar la batalla», concluyó.

Luis Miralles. Presidente de Casa Caridad

Casa Caridad es la ONG de los valencianos y no precisa presentación. «Recojo este premio en nombre de los volunatrios, trabajadores y usuarios de Casa Caridad. 250 voluntarios, desde el día 13 de marzo se quedaron en casa por su propia seguridad. Les explicamos a los usuarios la situación y hemos tenido 60 usuarios en Petxina de 30 nacionalidades distintas y 54 en Benicalap, con niños de 3 meses a 12 años. Es complicado que personas tan distintas convivan encerrados durante tanto tiempo. Pero demostraron tener enormes valores y nos dieron una lección de vida. Nuestro enemigo era invisible y entró en las instalaciones. Tuvimos unos casos, los aislamos en un módulo y cumplimos con las recomendaciones sanitarias. Cuando se levantó la cuarentena teníamos miedo a que el resto de usuarios los rechazaran. Pero cuando bajaron las escaleras todos empezaron a aplaudir y a votorearles y fue francamente emocionanate. Este es solo un ejemplo de muchos. En esta pandemia estamos ´tots a una veu´», explicó Miralles.

Casa Caridad confinó a sus usuarios pero continuó con el reparto de alimentos dos veces a la semana a 180 familias y con la atención a las 150 familias de las escuelas infantiles. «Hemos tenido que dar ayudas económicas porque a la semana del confinamiento de los 95 empleos que tenían los padres de las familias de las escuelas infantiles de Casa Caridad solo lo mantenían 10. Tanto que nos había constado conseguir estos empleos y se pedieron en una semana. La pandemia continúa y la angustia la seguimos teniendo. Los más afectados son las personas sin hogar. Podemos estar orgullosos de nuestra sociedad. Yo no puedo pedirles más», afirmó Miralles.

Marta Chillarón. Gerente de Las Naves

La gerente de las Naves recibió el premio por la iniciativa «Siempre Conectados» que consistió en entregar móviles a pacientes hospitalizados por la Covid-19 y que estaba aislados sin poder comunicarse. «Este galardón da sentido a la innovación social que hacemos en nuestra organización y da todo el sentido al lema que tenemos en las Naves que es ´Personas innovando para personas´. También es un ejemplo claro de resiliencia porque la iniciativa surgió el 4 de abril y ese día estábamos entregando los 70 móviles a los 4 hospitales. Las terminales eran de un equipo que estaba trabajando en un piloto y decidió poner a disposición de la necesidad estos terminales. Activamos líneas y los entregamos. Las innovación también puede aportar en iniciativas solidarias».

Francisco José Mora. Rector de la Universidad Politécnica

El rector de la Universidad Politecnica de Valencia, Francico José Mora, también agradeció el premio a la iniciativa «Siempre conectados» y aseguró que «esta época ha puesto sobre la mesa nuestra vulnerabilidad como sociedad ya que nuestros mapas mentales han cambiado y hemos visto la debilidad y la brecha, pero también hemos visto una sociedad comprometida y generosa». Y añadió: «La crisis de esta pandemia no está solo en la vacuna. La vacuna es un elemento, pero la solución a esta crisis pasa por cambiar hábitos y comportamientos. Y cuando aún no nos hemos recuperado de la crisis del 2008 pasa esto. Hay que aprender la lección y reforzar lo importante».

Rafael Gandia. Presidente de Cruz Roja en la C. Valenciana

Cruz Roja es la entidad social de referencia para la Administración, pero su presidente agradeció el esfuerzo de miles de entidades que conforman el tejido social. «Los que hemos sido distinguidos somos una pequeña muestra de todas las organizaciones, empresas, asociaciones, colectivos, personas e instituciones que se han volcado ofreciendo su ayuda», aseguró Gandía ya que «lo que todos tenemos en común es ser canalizadores de la sociedad valenciana que una vez más ha dado lo mejor de sí misma. Cada uno ha aportado lo mejor que sabe hacer». En marzo de 2020 Cruz Roja puso en marcha el programa «Cruz Roja responde» y desde el primer momento centraron la atención en los más vulnerables. «Todo ello ha sido posible a los más de 8.000 voluntarios, a los socios y a la colaboración con 363 empresas y 82 administraciones».