Hablar de un icono de la moda española, y en concreto de valenciana, es hacerlo de uno de los diseñadores más reconocidos de las pasarelas: Francis Montesinos. Uno de los estampados más emblemáticos de su firma, el de la colección Neptunalia, protagoniza la lámina que Levante -EMV entrega hoy en «Iconos del diseño valenciano. Del 1930 al 2022», en colaboración con València Capital Mundial del Diseño y el Arxiu Valencià del Disseny.

Según recuerda el propio Francis Montesinos, la imagen que creó en el año 1985 tuvo una inspiración casi por casualidad. Se encontraba en Madrid, en su suite del hotel Palace, donde se presentó esta colección, y desde su ventana el panorama no era otro que la fuente de Neptuno. En su cabeza creó un estampado dedicado al dios romano de los mares y le dedicó la colección. «Estaba enamorado de esa suite así que le dediqué ese estampado». Hoy en día, «creo que es uno de mis estampados más emblemáticos».

En este sentido, señala que es tan «top de la ‘casa’ que ha sido reeditado muchas veces», algo que lo convierte en un icono ya no solo de su firma sino de la moda valenciana. Para el modisto, esa colección con ese estampado se ha convertido en un modelo «intemporal y no siempre las piezas pasan a convertirse en obras de arte», dice orgulloso de que Neptunalia sea reconocida como un icono del diseño valenciano.

Neptuno, fuente de inspiración para montesinos Begoña Jorques. València

A Montesinos, Neptunalia le ha dado «muchas alegrías», aunque algún que otro disgusto, pues la presencia de la bandera española supuso «que me rompieran algunos escaparates» en ciertas zonas de España. Aún así, él defiende a capa y espada uno de los estampados de los que más satisfecho está. «Es un estampado estupendo, muy amoroso y al que le tengo mucho cariño».

El modisto recuerda el contexto en el que creó Neptunalia. Entonces su diseño rompió con lo que «durante muchos años fue considerado hortera, que eran los símbolos españoles porque justamente cogimos la bandera española», explica. «Fue muy importante porque era un estampado que hacía evidente que estábamos ante moda española, que hasta la fecha no había existido», recuerda Montesinos.

Neptuno, fuente de inspiración para montesinos Begoña Jorques. València

Para el diseñador valenciano un icono, sea del campo que sea, es una persona «relevante, creativa, pero que no se hace solo con un año de trabajo ni en cinco». Para él, ser un icono supone «muchas décadas de duro trabajo y de esfuerzo». Él lleva ya 50 años en esto de crear. «Con solo dos estampados al año ya he creado 100 en todos los años que llevo de carrera», recuenta el diseñador valenciano, que destaca en el gremio por lo artístico de sus estampados. «Quizás debería haber sido artista, aunque dibujo muy mal», dice entre risas Montesinos.

Y en este medio siglo de trabajo, la imaginación parece no habérsele agotado en ningún momento. Si para Neptunalia, la fuente -nunca mejor dicho- de inspiración la tenía justo delante de su ventana de Madrid, en el día a día tampoco se le va muy lejos. «Siempre está en el mismo sitio: la inspiración es algo que te motiva, que te toca el corazón, es el amor, algo que está muy cerca». Y, por supuesto, el mundo. Francis Montesinos capta con su mirada lo que se mueve a su alrededor y es capaz de estamparlo en sus diseños y sus volúmenes.

Neptuno, fuente de inspiración para montesinos Begoña Jorques. València

Un homenaje en CLEC Festival

El CLEC Fashion Festival homenajea este fin de semana al diseñador valenciano con una instalación en el Hemisfèric, donde se podrán contemplar sus diez creaciones más icónicas. Así, «Las tentaciones de Francis Montesinos» es una mirada retrospectiva a la obra del diseñador de vanguardia bajo los parámetros más transgresores y creativos, redescubriendo piezas antológicas de sus colecciones. Las prendas expuestas, un escaparate de seda y fuego, conservan con los años su «vigencia, emoción y descaro», algo que el diseñador denomina como «un recuerdo a la alegría de los 80».

Montesinos expone sus ‘tentaciones’ como un guiño a su obra, historia cultural y estética en la que no pueden faltar València, el flamenco, el Mediterráneo, Miguel Hernández, Llíria, David Bowie, Balenciaga, Dalí, Picasso, Maria del Mar Bonet, Los Zaragüelles, el Cola Cao, la paella o la coca amb tomaca.

Neptuno, fuente de inspiración para montesinos Begoña Jorques. València