Blog 
el hidalgo de las palabras
RSS - Blog de miguel navarro blasco

El autor

Blog el hidalgo de las palabras - miguel navarro blasco

miguel navarro blasco

Soñador por naturaleza, administrativo por necesidad, juego a encadenar palabras entre sueños verbales. No aspiro ni espero nada, tan solo deseo compartir buenos momentos con quienes quieran compartirlos.

Sobre este blog de Cultura

Blog personal de un soñador irreverente, domador de viejas fobias y enamorado de palabras mestizas. Desencantado de dogmas políticos, sociales y económicos, considera sólo dos valores fundamentales, el hombre y Dios, el resto humo que lleva el viento. ...


Archivo

  • 21
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    "Tanto el querer me da pena..." Glosa de Miguel Beneito (1562-1599)

     GLOSA

     

    Tanto el querer me da pena

    que mi gusto verdadero

    por no querer, no le quiero.

     

    Saqué de un querer finado

    un regalado escarmiento,

    pues nunca más he querido

    tener a mi pensamiento

    al poder de amor rendido.

     

    Jamás a querer me ofrezco

    por no verme el alma llena

    del querer por quien padezco,

    pues muero cuando aborrezco.

    ¡Tanto el querer me da pena!

     

    Sin querer quiero vivir

    gozando de libertad

    pues que lo puedo sufrir

    que el querer con lealtad

    es obligarse a morir.

     

    Y pues en queriendo muero

    si el gusto busca afición

    ni le sigo, ni le quiero,

    pues es mejor mi intención

    que mi gusto verdadero.

     

    Mi intención es no tener

    sacrificada mi vida

    al gusto de una mujer,

    aunque mi gusto lo pida

    por no obligarme a querer.

     

    Por la libertad me muero,

    a ella quiere mi esperanza,

    mas no por querer la espero,

    que bien que el querer lo alcanza

    por no querer, no le quiero.

    Miguel Beneito (Valencia, c. 1562 - 1599), dramaturgo prelopista español.

     

     

    Fue miembro de la Academia de los Nocturnos, una tertulia literaria de Valencia, con el sobrenombre de "Sosiego" y el cargo de portero. Sólo se conserva una obra suya: El hijo obediente. Es un jalón más hacia la comedia de Lope de Vega que sigue los senderos trazados por el dramaturgo valenciano Francisco Agustín Tárrega, también miembro de la citada academia.



     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook