04 de febrero de 2016
04.02.2016
EEUU

Pablo Ibar, un calvario de más de 15 años

Fue condenado por el asesinato de tres personas en el año 1994 y lleva encarcelado casi 22 años

05.02.2016 | 09:24

El español Pablo Manuel Ibar, cuya condena a muerte dictada hace más de 15 años en Estados Unidos por asesinato ha sido anulada por el Tribunal Supremo de Florida, nació en 1972 en Fort Lauderdale, Florida (EEUU).

Ibar, que fue condenado por el asesinato en 1994 de tres personas, el dueño de un local nocturno y dos bailarinas, lleva encarcelado casi 22 años Y deberá ser juzgado de nuevo.

Sobrino del fallecido boxeador vasco José Manuel Ibar, "Urtain", su padre, Cándido Ibar Aspiazu, emigró a Estados Unidos, donde se ganó la vida como jugador de pelota vasca, actividad que también practicó su hijo Pablo en los frontones Jai-Alai de Florida.

La justicia estadounidense le condenó a muerte el 28 de agosto de 2000 como autor, junto a su amigo Seth Peñalver, del asesinato de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno, y de dos bailarinas que actuaban allí, Sharon Anderson y Marie Rogers, el 26 de junio de 1994.

En el primer juicio, celebrado en enero de 1998, el jurado del condado de Broward no pudo llegar a un veredicto unánime de culpabilidad, y el juez lo declaró nulo al no haber pruebas dactilares ni genéticas que vinculasen a los acusados con el triple crimen.

El juicio se repitió un año después. cuando se aportó una grabación en blanco y negro tomada por una cámara de seguridad de la casa de Sucharski, que captó el momento en que dos personas con el rostro cubierto entraban, disparaban a quemarropa contra las tres víctimas y registraban el lugar, al parecer en busca de dinero o joyas.

En la grabación una de ellas descubre el rostro, lo que permite ver, aunque de manera borrosa, su cara, que para el fiscal del caso, Chuck Morton, es, indudablemente, la de Pablo Ibar.

Tanto Peñalver como Ibar fueron declarados culpables, pese a que en el juicio el segundo aseguró que la noche del crimen estaba durmiendo con su novia, Tonya Quiñónez, en casa de los padres de ésta. La versión fue confirmada en el estrado, bajo juramento, por ella, además de por su madre y su hermana.

Tras la sentencia, el padre de Pablo, Cándido Ibar, su esposa y la madre de ésta viajaron a España en febrero de 2001 e iniciaron una campaña pública para recaudar fondos con los que hacer frente a los costes de la apelación ante el Tribunal Supremo de Florida.

Al tiempo que Pablo Ibar firmaba en la prisión de Starke la solicitud de nacionalidad española fue visitado el 28 de mayo de 2001 por una delegación de senadores españoles. En el Consejo de Ministros de 27 de diciembre de 2001, en aplicación del articulo 26 del Código Civil, se le concedió la nacionalidad española.

Durante la visita a España del gobernador de Florida Jeb Bush, en febrero de 2003, el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la Comisión Constitucional del Senado le solicitaron la anulación del juicio que condenó a Ibar.

El recurso de apelación fue presentado ante el Tribunal Supremo de Florida en diciembre de 2003 y en el mismo se pedía la celebración de un nuevo juicio.

El Tribunal Supremo de Florida anuló la condena a muerte de su amigo Seth Peñalver el 2 de febrero de 2006 y ordenó la celebración de un nuevo juicio contra éste, sin embargo el 9 de marzo de 2006 rechazó el recurso de Ibar y confirmó su condena. Pero la defensa apeló el dictamen.

En febrero de 2008, Cándido Ibar se reunió en España con representantes de los ministerios de Justicia y Exteriores, y obtuvo del Gobierno vasco 100.000 euros para sufragar gastos del nuevo proceso.

El caso dio un giro el 19 de marzo de 2009 al presentar la defensa la declaración de un testigo que, bajo condición de anonimato, aseguró que el preso William Ortiz, de 37 años, es el sujeto que aparece en las imágenes del vídeo.

El resultado de las pruebas de huellas dactilares, que se hizo público el 18 de septiembre de 2009, indicaba que las de William Ortiz no coincidían con las tomadas en el lugar del crimen.

A pesar del resultado negativo el abogado del ciudadano español, Benjamin Waxman, señaló que la comparativa de huellas dactilares "no significa mucho" y agregó que continuaría con las pruebas de ADN del sospechoso.

Un juez de Florida rechazó el 13 de febrero de 2012 el recurso en el que solicitaba que anulara y ordenara repetir el juicio en el que Ibar fue condenado a la pena capital. La decisión fue adoptada después de que el juez hubiera aplazado el veredicto en tres ocasiones.

La defensa de Pablo Ibar pidió al Tribunal Supremo de Florida el 8 de abril de 2014 la anulación de la sentencia y la celebración de un nuevo juicio, ante el cúmulo de "pruebas exculpatorias" aportadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine