30 de noviembre de 2016

Susana se acelera

30.11.2016 | 04:15

Restañar las heridas siempre exige tiempo de cauterización: rascar la postilla hace brotar la sangre de nuevo y retrasa la curación. Y esa es la impresión que perciben algunos dirigentes socialistas ante el creciente protagonismo de la andaluza Susana Díaz, que ha acelerado su aparente carrera por controlar el partido tras el próximo congreso federal, dando por enterrados quizás demasiado pronto a Pedro Sánchez y sus aliados.

La hoja de ruta para sosegar las aguas del PSOE tenía su lógica: abrir un periodo prolongado de reflexión y acercamiento, para llegar a la elección de secretario general con las espadas envainadas. En el camino, tal vez Pedro Sánchez se apease de su pretensión de recuperar la dirección del PSOE dando paso a algún dirigente próximo: sonaron Patxi López y Josep Borrell; por este último ya nadie hace apuestas, tras haber sido víctima de un insólito timo financiero por internet en el que perdió 150.000 euros.
El PSOE andaluz ya da por liquidado quizás demasiado pronto al "sanchismo". La reaparición del exsecretario general el sábado en Valencia ha demostrado que le queda fuelle, aunque cada vez son más los que –incluso entre los suyos– tienen dudas de que vaya a presentarse a las futuras primarias. El secretario general del PSC, Miquel Iceta, ha firmado la paz con Díaz y el respaldo de los socialistas catalanes a Sánchez se tambalea, así como el del PSE. Pero el movimiento que ha aglutinado Pedro Sánchez a su alrededor sí puede plantear batalla en las federaciones.

Por eso, las últimas apariciones de Susana Díaz, erigiéndose ya como gobernanta del PSOE, otorgando el "perdón" a quienes apoyaron a Sánchez, da argumentos a quienes la ven como muñidora en las sombras y señalan a la gestora como un mero trampantojo. ¿No sería más lógico que la actual dirección provisional del partido demostrase a las claras que tiene el bastón de mando? Hay voces incluso en el sector oficial que creen que Díaz no es la más adecuada para pilotar un PSOE en reconstrucción. Al menos mientras no se haya pasado página en una fractura interna que aún sigue en carne viva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Enlaces recomendados: Premios Cine