26 de septiembre de 2016
26.09.2016
En serie

Plata o plomo: Narcos

La producción de Netflix narra la historia real de Pablo Escobar, líder del cartel de Medellín

26.09.2016 | 04:15
Plata o plomo: Narcos

Más allá de ser la serie que más ha aportado al vocabulario hispano en cuanto a insultos y demás dichos colombianos, Narcos, que en septiembre ha lanzado su segunda temporada, ha sido la serie revelación del año y el buque insignia que ha elegido Netflix para entrar en el mercado español. Y es que desde agosto, los españolitos hemos tenido narcotraficantes para rato. Tanto la televisión como la red (en su mayoría Spotify) han estado bombardeando con publicidad de esta producción, que corre el peligro ahora de convertirse injustamente en un producto odioso, visto así por parte de un espectador hastiado por la inversión publicitaria una plataforma ávida de suscriptores. Porque Narcos es en sí, una crónica real de los años más sangrientos de Colombia, donde el narcotráfico había destruido incluso la línea que separa la decencia de los inhumano, y hasta los límites del bien y del mal, ya que la serie desenmascara las vergüenzas de los personajes más queridos, imposibilitando la construcción de cualquier «poli bueno».

La producción narra la historia real de Pablo Escobar (Wagner Moura), líder del cartel de Medellín e iniciador del tráfico de cocaína en Colombia en la década de los 80. Su fortuna crece al son del intervencionismo de Estados Unidos en el país, a través de dos agentes de la DEA, Steve Murphy (Boyd Holbrook) y Javier Peña (Pedro Pascal), cuya única misión es dar muerte a Escobar, como también a los integrantes del cartel, que tienen en Miami su principal hipermercado narco.

El suceso puso en jaque al gobierno colombiano durante décadas, en las que también tuvo que enfrentarse a los desafíos que planteaba la guerrilla, con las FARC en la jungla colombiana conviviendo con los laboratorios de droga. El espectador ve evolucionar a través del tiempo a un Pablo Escobar despiadado, orgulloso, generoso y familiar a partes iguales. Pues si Narcos enseña algo es la relatividad de aspectos como la bondad, ya que la serie apela directamente a la moral del televidente en algunas escenas. No es de extrañar que Netflix haya elegido Narcos como la serie «cebo» de su plataforma en España, ya que los diálogos en español representan el 80 % de cada capítulo „también en su versión VOSE„. Además, una de las producciones más exitosas de la compañía norteamericana, Orange is the new black, ya estaba presente en la parrilla española en su versión más «cañera» con Vis a Vis. Sin embargo, no supera el trepidante relato de Narcos, donde „aquí sí„?la realidad supera a la ficción. Así que ya saben, enciendan sus computadoras, paisas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine