26 de octubre de 2016
26.10.2016
Magazine Fashion&Arts
Moda

Ordeno y visto

Dicen los que saben que no se manda bien en vaqueros, excepto los viernes

26.10.2016 | 17:31
Una modelo con un diseño de Dior.

´DRESS FOR SUCCESS´, dicen los anglosajones. Pero antes de una expresión manida, el "vístase para alcanzar el éxito" fue un best seller firmado por el psicólogo John T. Molloy. Publicado a finales de los setenta, se convirtió en la Biblia de la primera mujer en afrontar el cargo de primera ministra inglesa, Margaret Thatcher. Cuentan que en su época como diputada la dama de hierro sufría las burlas de sus compañeros por llevar sombreros demasiado floridos y joyas visibles en exceso. La austeridad estética, fiel reflejo de sus medidas políticas, la aprendió en aquel libro, Dress for Success, un relato que instaba a las mujeres a des-sexualizar su atuendo para poder competir en entornos laborales dominados...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Desfile de Amporio Armani 2017.
Lo que la pasarela esconde

Lo que la pasarela esconde

Lo que sucede entre las perchas del backstage se publica meses después en los medios tradicionales

Y Dior se hizo mujer

Y Dior se hizo mujer

Tras 70 años, la 'maison' ha nombrado a una directora creativa. Con ella empiezan a llegar, al...

Miguel Ángel Silvestre: "Mi mayor terror es abrir el congelador y ver que se ha acabado el helado de chocolate"

Miguel Ángel Silvestre: "Mi mayor terror es abrir el congelador y ver que se ha acabado el helado de chocolate"

Un café virtual y proustiano con el actor desde Colombia para hablar de la vida

Vanesa Lorenzo y Carles Puyol, piel de amor

Vanesa Lorenzo y Carles Puyol, piel de amor

A la filosofía Puyol, humildad ante el éxito, se suma la de Lorenzo: "Hay que saber bajarse de los...

Andrea Levy: "El PP dan ganas de remodelarlo de nuevo"

Andrea Levy: "El PP dan ganas de remodelarlo de nuevo"

La han llamado pija, choni o indie: es el precio de ser mujer, joven y política

Sólo para mujeres educadas

Sólo para mujeres educadas

Los clubes femeninos son desde el XIX un refugio sofisticado sin hombres. Dos siglos después crece...