Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bartleby

La librería que rompe estigmas

«El perfil de cliente tiene entre 25 y 40 años, es mentira que los jóvenes no lean», explica la librera Luci Romero

Luci Romero, en la librería Bartleby, instantes después de abrir la mañana de ayer. Su socio estaba en Gijón.

Luci Romero, en la librería Bartleby, instantes después de abrir la mañana de ayer. Su socio estaba en Gijón. fernando bustamante

Lucia Romero y David Brieva, dos treintañeros nacidos en Córdoba y Gijón, vinieron a Valencia y se enamoraron de la ciudad. Tras conocerse en un programa de radio, compaginaron ese amor con su afición por la literatura y los cómics respectivamente y hace casi siete meses abrieron en Russafa Librería Bartleby, que en poco tiempo se ha convertido en un polo cultural en este animado barrio del Eixample.

Al frente de Bartleby, Romero y Brieva han conseguido, aunque no era su intención inicial, desterrar estigmas. Uno de los que más drásticamente entierra Romero es el que reza que los jóvenes no leen. «Claro que sí, de hecho, el perfil de cliente que tenemos es de entre 25 y 40 años», asegura. La librería, ubicada en un bajo de la calle Cádiz, en pleno corazón de un barrio que, parece para los vecinos, lleva siglos en obras, no ofrece únicamente libros y cómics. Se trata de un «espacio cultural», comenta Romero, donde cada semana se hacen distintas actividades, entre presentaciones de libros, recitales de poesía, representaciones de teatro, proyecciones de webseries y talleres infantiles. Además, el local está adornado por ilustraciones de conocidos viñetistas valencianos.

Otro de los estigmas desterrados por los casi siete meses de vida de la librería que estos dos jóvenes montaron de la nada es que el libro de papel muere lentamente. «Creemos que el libro electrónico puede convivir perfectamente con el tradicional», asegura Romero. Muchas de las obras que ofrecen en Bartleby tienen una cuidada edición, «porque eso es a lo que tira ahora el mercado». «El libro es un objeto perfecto, no puedes mejorarlo más, y eso no va a cambiar nunca», explica la librera, la «letraherida», como se llama en varias ocasiones. Además, las novedades de narrativa, comenta Romero, están disponibles en papel, pero a veces no en libro electrónico.

El tercer estigma desterrado por el trabajo diario de Romero y Brieva está relacionado con la omnipresente crisis. No el concepto general, porque ellos mismos reconocen que el consumo se ha retraído, sino con el «miedo» a la crisis. «Creemos que es un buen momento para emprender», señala Luci Romero. «Mientras algunas personas, muchas, deciden irse de España para ganarse la vida, nosotros hemos decidido quedarnos, y nos va bien», dice.

Siete meses de vida les contemplan, y esperan que mucho más. Su colocación en el que ahora mismo es el punto más animado culturalmente hablando de la ciudad, Russafa aunque Romero reconoce que otras partes de Valencia también se están moviendo en este aspecto, les permite ser optimistas. «Teníamos muy claro que tenía que ser Russafa porque no había librerías en el barrio, aunque sí modelos mixtos», indica la librera. El barrio no es, como asegura, solo ocio nocturno, aunque ello forme parte de la idiosincrasia actual del polo que forman Cádiz, Cuba, Puerto Rico, Literato Azorín y adyacentes. «Nos han recibido muy bien en el barrio, estamos muy contentos», explica Romero. Si su cliente «tipo» es el joven, de entre 25 y 40 años como ellos: Luci Romero tiene 33, también hay personas de edades más avanzadas que se pasan por Bartleby «contentos de tener una librería en la zona», asegura.

Cómo seguir vivos

Para mantener la supervivencia, la clave es moverse, no parar, seguir innovando. Al menos ese es el mantra que tienen en Bartleby, y lo llevan a rajatabla. De hecho, cuando Romero recibe a Levante-EMV está limpiando parte de la tienda, que apenas una hora antes había acogido una presentación. «Y vienen muchas más cosas», explica Romero. Una de ellas, y sobre la que se le nota muy ilusionada, es la conversión de la librería en un escenario de teatro. En un barrio como Russafa, que actualmente cuenta con varios festivales artísticos y teatrales, Bartleby no ha querido quedarse atrás y el próximo día 25, sábado, la librería de Romero y Brieva acogerá una obra de teatro de CanallaCo Teatro, escrita por Nacho López Murria, y que será protagonizada por dos actores. La obra, escrita a propósito para esta representación, se desarrolla en la librería.

Romero y Brieva tienen claro que esa teoría del «movimiento perpetuo» es la mejor manera de mantener a raya, al menos en la puerta de entrada, al monstruo de la crisis. «Intentamos que cada semana haya actividades y sea otro espacio cultural», explica Brieva. De hecho, mientras atiende a este diario, entra una nueva clienta a la tienda. «Vengo a mirar, no he entrado antes y me ha dado curiosidad», dice. Como ella, son varios los que cada día se dejan caer por Bartleby u observan desde lejos su cartel, donde se adivina un lord inglés, apenas esbozado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 963 030 950.

Compartir el artículo

stats