Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelta al mundo

El Willy Fog del tren

El informático de Vilamarxant Iván Gadea quiere dar la vuelta al mundo en ferrocarril en un año y con sólo 8.000 euros

El Willy Fog del tren

El Willy Fog del tren

El reto de Willy Fog era dar la vuelta al mundo tan rápido como fuera posible con 80 días como límite. El desafío de Iván Gadea, un ingeniero informático de Vilamarxant, es dar la vuelta al planeta en tren y con el menor coste económico: 8.000 euros, sus ahorros de los últimos dos años, para los doce meses que durará la aventura. El próximo 27 de diciembre empieza esta vuelta al mundo en tren por cada uno de los cinco continentes. Serán más de 33.000 kilómetros en ferrocarril, pasando por 25 países y sin volver a casa hasta culminar el reto.

Es curioso: de pequeño iba en tren desde Vilamarxant a Valencia hasta que en 1985 cerraron la línea de pasajeros en su pueblo. Iván recuerda las manifestaciones a las que le llevaba su padre para reclamar que el tren volviera. Pero el tren nunca más volvió y la estación fue demolida en 1993. Ahora, con 38 años, su vendetta personal será completar un sueño que él cree que nadie ha hecho jamás porque los tours organizados o aventuras similares suelen excluir de la ruta el paso por África y Oceanía.

La aventura arrancará con un viaje simbólico en tren de Alicante a Valencia. De allí cogerá un avión para volar hasta Rumanía e iniciar la primera etapa: Bulgaria, Rumanía, Eslovaquia, República Checa, Alemania, Bélgica, Francia y Reino Unido. Son 23 días de trayecto. Luego viajará en avión de Londres a Montreal para iniciar la etapa canadiense: los 5.150 kilómetros desde Montreal a Vancouver: de punta a punta de Norteamérica en 19 días. Tras cruzar el Pacífico y recalar en Manila, iniciará la tercera etapa del recorrido, la de Oceanía, con un viaje de 2.500 kilómetros en tren por la costa Este de Australia.

La etapa más larga del viaje será la que discurra por Asia: desde Bali hasta Irán cruzando Indonesia, Malasia, Tailandia, Vietnam, el suroeste de China y varios países de la antigua URSS (Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán o Tayikistán) sin tomar ni un solo avión. La última etapa se adentrará en África recorriendo Tanzania, Zambia, Zimbaue, Mozambique y con estación final de trayecto en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, adonde tiene previsto llegar en los primeros días de enero de 2018.

La mayor parte del viaje lo realizará en solitario. En algunos tramos se le unirá su compañera Nuria. «Quiero demostrar que todo el mundo puede viajar y que el dinero no ha de ser una barrera. Con 20 euros al día puede ser suficiente», asegura. Iván dormirá en albergues, alojamientos compartidos, pensiones u hoteles. En los vuelos se gastará 1.100 euros. El resto es para billetes de tren y manutención.

Mientras disponga de conexión a internet, este autónomo con una microempresa podrá seguir trabajando durante el viaje. Lo contará todo desde su blog apeadero.es el niño que un día protestó porque su pueblo perdía el tren.

Compartir el artículo

stats