Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María Ángel

"Trabajamos con simulacros para posibles terremotos como en Lorca"

«Los vuelos preventivos en la ola de calor han sido muy efectivos contra los incendios porque lanzaban agua en los puntos más vulnerables», afirma el responsable de Emergencias

José María Ángel, en el centro de coordinación de Emergencias de l’Eliana. | F. BUSTAMANTE

¿Se imagina en una emergencia como la de La Palma?

Es algo que probablemente no se dé nunca en la Comunitat Valenciana. Pero un terremoto sí es posible que tengamos y estamos trabajando en simulacros, porque lo que pasó en Lorca potencialmente puede pasar aquí y nos preparamos. Lo hemos hecho en Torrevieja, por ejemplo. La Administración ha de tener protocolos y procedimientos para saber cómo actuar en cada situación.

Un catedrático de la Universitat Politècnica advertía esta misma semana de que pueden darse seísmos de hasta 6 grados en la escala de Richter.

Yo no diría eso, pero lo tenemos interiorizado ya que el sur de Alicante, sobre todo, es zona de riesgo. El Institut Cartogràfic ha desarrollado una herramienta para actuar en prevención. Estamos colaborando con la Universidad de Alicante para mayor diagnosis.

Se ha pasado de 299 municipios valencianos con riesgo de inundación a 505. La mitad sigue sin plan de emergencia.

La conselleria (que dirige Gabriela Bravo) ha activado una herramienta para ayudarles a hacer los deberes y se pongan al día.

¿En qué ayudan a la hora de abordar un desastre natural?

Nos dan un diagnóstico preciso de las infraestructuras que hay en una localidad: aquí un instituto, allá un centro de salud, un túnel, una vía... Algo que además permite a los ayuntamientos pedir a la Administración medidas para minimizar el factor de inundabilidad como colectores o, como propia autoridad municipal, ponerlas en marcha para proteger a los ciudadanos. Pero ojo, no pueden guardarse en un cajón y olvidarlos. Hay que actualizarlos adecuándolos al desarrollo urbanístico e industrial.

Muchos alcaldes se quejan de que la Confederación Hidrográfica del Júcar ni limpia, ni deja limpiar los barrancos.

Seguramente podría hacer algo más. Como alcalde de l’Eliana sufrí la lentitud en sus respuestas, pero mayor fluidez de diálogo con los alcaldes nos ayudaría a todos. Me consta que el nuevo presidente va a solucionarlo.

Con los planes locales de prevención de incendios se ha pisado el acelerador y 276 localidades ya lo tienen.

Hay que señalar que la recurrencia del agua, que siempre vuelve por sus cauces, no es la del fuego. El incendio se puede provocar en cualquier sitio y descontrolarse por el viento, pero tener este documento nos ayuda a detectar las masas forestales y su tipología.

La prevención de incendios, que depende de la Conselleria de Agricultura y Emergencia Climática, ¿está funcionando?

Sí, yo creo que sí.

El Partido Popular insiste en que los bosques son un polvorín.

Pues que se pregunten qué hicieron ellos durante casi treinta años y si contribuyeron a minimizar el problema. Aquí tenemos bosques donde antes se recogía la leña, la miel, había ganado, pero ahora no y hay un exceso de masa forestal, con 2.300 hectáreas más cada año que afectan a zonas próximas a la población.

Prohibieron el acceso a los parques naturales por la ola de calor el verano pasado.

Los macroincendios en Grecia fueron decisivos y en la cumbre de Dénia la medida se implementó entre los departamentos de Prevención y Extinción. Los vuelos preventivos han sido muy productivos y efectivos porque con los datos de Aemet la jefa de servicio decidía cada mañana qué punto era el más vulnerable, los aviones lanzaban agua al detectar humo y nosotros desde aquí avisábamos al servicio terrestre. No somos ejemplo de nada, pero hemos introducido elementos de mejora.

¿Traerá el Gobierno a València la Red de Vigilancia Meteorológica y el Centro Regional del Mediterráneo para el estudio de los temporales extremos?

La consellera Bravo ha mantenido conversaciones con el ministerio para invitarlos a que estén en el terreno. Es algo que nos permitirá trabajar en una investigación más localizada en las cuencas, con una situación más territorial. Se está siguiendo el cauce correcto para que sea una realidad.

Compartir el artículo

stats