Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mitad de la población tiene un contacto cercano contagiado tras la explosión de ómicron

El estudio del Consell liderado por Nuria Oliver revela que la nueva variante rebaja la sensación de seguridad en actividades diarias

Los contagios se han multiplicado en la sexta ola. | LEVATE-EMV

La irrupción de la variante ómicron, que empezó a mostrarse a mediados de diciembre en la Comunitat Valenciana, se deja notar en la proximidad de los contagios. La mitad de los encuestados revela tener un contacto cercano contagiado de covid, según la última actualización de la encuesta realizada por el grupo de trabajo Data Science for Covid-19 de la Generalitat Valenciana, encabezado por la ingeniera alicantina Nuria Oliver.

Las cifras no entienden de edades en este caso. Tantos los más jóvenes, como los de mediana edad (30-59 años) como los más mayores, confirman la proximidad del virus tras la Navidad, con el 55 % de los ciudadanos de 18-29 años con contagios en su entorno más próximo, frente al 42 % de las personas con más de 60 años. Este es uno de los datos que destaca la ingeniera, responsable de un estudio que arrancó durante el confinamiento de 2020, hace casi dos años, y que todavía se actualiza.

Otra variable que evidencia que la población joven y de mediana edad de la Comunitat es la más expuesta a los contagios es aquella que analiza la cercanía de los nuevos casos respecto a la profesión del encuestado. Ahí, según el estudio, son las personas que trabajan y los estudiantes los que reconocen estar más cerca de nuevos contagiados, mientras que los más distantes son los jubilados (24 %).

Estas cifras van en la línea de las incidencias del virus en los diferentes grupos de edad, con una mayor presencia de contagios entre la población menor de 60 años, con un pico de 5.043 de tasa de contagios entre los de 20 a 29 años en el conjunto de la Comunitat Valenciana, frente a los aproximadamente 1.300 de los grupos de edad que superan los 60 años. La incidencia, tras un continuo incremento en las últimas semanas, este martes vivió una fecha clave, con una caída de las cifras tanto a nivel nacional como en la Comunitat Valenciana, que según los expertos revela que el pico de la sexta ola está cada vez más cerca.

Pero la irrupción de la variante ómicron no sólo ha supuesto un incremento de los casos y de la presión hospitalaria (con más ingresados y más casos en la UCI), sino que también ha provocado cambios en las conductas de los ciudadanos, según se revela de la última actualización del estudio. En cuanto a la percepción de seguridad en las actividades del día a día, los encuestados sienten cada vez menos seguridad en su día a día.

En todas las actividades que se incluyen en el estudio que roza los dos años de vigencia, salvo en una, hacer deporte en solitario, que sigue considera como la actividad más segura entre las habituales por un 79 % de los ciudadanos, seguida de ir al pequeño comercio (61 %) y a la peluquería (53 %).

Compartir el artículo

stats