Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ecologistas descubren la presencia de la tortuga de agua ibérica en Xàtiva

Acció Ecologista Agró y Bosc Primigeni Xàtiva destacan el valor de la presencia de esta galápago autóctona, que pierde terreno contra la invasora tortuga de florida

Ecologistas descubren la presencia de la tortuga de agua ibérica en Xàtiva

Ecologistas descubren la presencia de la tortuga de agua ibérica en Xàtiva

A pesar de la pandemia del coronavirus, Acció Ecologista-Agró no ha querido dejar de lado este año su Projecte Emys de censo de tortugas en el río Albaida. Además, han podido concluir los voluntariados con una buena noticia: el descubrimiento de un ejemplar de Mauremys leprosa, la tortuga de agua ibérica, en un tramo del lecho del río en el linde entre los términos de Xàtiva y El Genovés, donde se ha concentrado el trabajo este año. La asociación ecologista, que ha vuelto a contar con la colaboración de Bosc Primigeni Xàtiva para este proyecto, destaca la importancia de la constatación de la presencia del galápago de agua ibérica en el río Albaida, ya que se trata de una especie autóctona que ha perdido mucho terreno ante las especies invasoras, con la tortuga de florida como principal amenaza.

Precisamente de esta especie, el Projecte Emys, a través de los cinco voluntariados que ha desarrollado esta temporada, ha podido capturar cuatro ejemplares en el entorno de la Assut de la Séquia de Benifurt. «Esperábamos encontrar una presencia destacada de especies exóticas invasoras, dada la mayor población humana en el entorno, y así ha sido», afirmaban desde Acció Ecologista-Agró, que lamentaban que, desde 2016, han encontrado y retirado del río Albaida un total de 16 tortugas de Florida. El ejemplar de tortuga de agua ibérica descubierto en el mismo entorno de la Assut de la Séquia de Benifurt, donde hasta ahora no habían localizado ninguno, constituye la cuarta galápago de esta especie que localizan en el río Albaida.

Por otro lado, la pandemia del Covid-19 ha impedido al Projecte Emys el censo y seguimiento de las tortugas del río Cànyoles a su paso por Moixent, una iniciativa que venían llevando a cabo desde el año 2012. No obstante, sí que han podido liberar tres ejemplares de Mauremys leprosa en el río. Se trata de dos ejemplares recuperados de particulares, que las guardaban en sus casas como mascotas y que ya nadan libres en el Cànyoles, y un tercer ejemplar que uno de los agentes medioambientales de la comarca localizó en el lavador de la Font de la Figuera, con marcas de mordiscos y con el caparazón roto y reparado con masilla. En el río Barxeta, los ecologistas soltaron otro ejemplar de Mauremys recuperado de particulares en la urbanización de la zona. Por último, queda pendiente una prospección de tortugas en el Riu dels Sants de l’Alcúdia de Crespins, donde se conoce la presencia de Mauremys, si bien Agró reconoce que resultaría complicado por tratarse de una zona muy transitada.

Compartir el artículo

stats