Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armengol engrandece Xàtiva

El artista plástico de Benimodo sigue la senda iniciada por Artur Heras y Andreu Alfaro y trae a la capital de la Costera más de 100 obras con la exposición retrospectiva «L’entrellat del color»

42

Rafael Armengol sigue los pasos de Artur Heras y Andreu Alfaro y se instala en Xàtiva

Un nuevo universo artístico se adueñó ayer de algunos de los enclaves más emblemáticos de Xàtiva gracias a la exposición «l’entrellat del color», una retrospectiva que recorre la trayectoria de Rafael Armengol (Benimodo, 1940) y que podrá disfrutarse hasta abrirl de 2022. El autor sigue la senda ya recorrida por Artur Heras y Andreu Alfaro y ha instalado más de 100 obras en cuatro emblemáticos espacios del municipio setabense.

Así, en el exconvento de Sant Domènec se adentra en la obra de dos pintores italianos: el renacentista Andrea Mantegna (Isola di Carturo,1431– Mantua, 1506) y el barroco Giovanni Battista Tiepolo (Venecia, 1696-Madrid, 1770) con cuadros que podrían definirse como algunos de sus clásicos. El espectador se encuentra con cuadros en los que se juega con la experimentación a través de colores y formas, uno de los sellos del artista valenciano. Estas intenciones también se desprenden al observar la escultura bautizada como «Pirámide».

A su vez, en el Palau de l’Ardiaca, el ribereño rinde homenaje a José de Ribera —conocido como lo Spagnoletto— con una serie de obras que emulan las diferentes pinturas en las que el maestro setabense evocó la figura de San Sebastián. Son piezas inéditas, creadas para la ocasión.

La Plaça de la Seu es el sitio escogido por el responsable de la iniciativa para ubicar una pieza manufacturada en acero corten y titulada como «Penca», un árbol con el que ha rendido pleitesía a la huerta valenciana.

En el Museu de Belles Arts, por otra parte, se ha instalado otro nutrido conjunto de composiciones. En este caso nos encontramos con una lectura global de la trayectoria vital de un artista de gran recorrido, con el grueso de la retrospectiva. En el patio se ha emplazado una referencia a la historia de Xàtiva con la obra «Pilef», con la figura de Felipe V hacia abajo, todo un símbolo. Por último, los viandantes que paseen por las inmediaciones del Museu de l’Almodí se toparán con una escultura de color cobre con la faz de Vicent Andrés Estellés, una pieza que rinde homenaje al escritor y se fusiona con su entorno.

«Darle sentido al color»

Durante la presentación de la cita, el artista apuntó que la propuesta le llegó hace dos años: «Me llenó de alegría, exponer donde han estado Heras y Alfaro era una ilusión. La he titulado así porque siempre he querido darle sentido al color. Demostrar que es un engaño óptico, que es la luz la que hace que veamos la realidad».

El alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, dio las gracias al autor por exponer en la ciudad: «Es un orgullo y un honor inaugurar una exposición de un artista de referencia dentro del panorama cultural valenciano. Apostamos por la dinamización de nuestros espacios de referencia con exposiciones que difícilmente se ven en otros lugares». Raquel Caballero, concejal de Cultura, destacó que «la muestra permite realizar una visita circular por el centro histórico. Se disfruta de sus obras y se conoce la ciudad».

Por último, Martí Domínguez —comisario de la exposición— animó a todos los ‘armengolians’ a acudir a la cita: «Descubrirán sus clásicos, pero también piezas inéditas. Esto es un valor añadido. Su obra cuadra muy bien con una ciudad histórica como Xàtiva».

Compartir el artículo

stats