Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vallada inicia con 50 familias la recogida puerta a puerta de los restos orgánicos

Pone en marcha un proyecto piloto para potenciar la recogida selectiva, apostar por la reducción de residuos a tratar y cumplir la normativa europea

Una calle del centro urbano de Vallada, en una imagen de archivo. | PERALES IBORRA

Vallada se lanza hacia la recogida selectiva de la basura y la reducción de residuos tratados. El ayuntamiento, junto con el Consorci de Residus (COR), va a poner en marcha un proyecto piloto de recogida puerta a puerta de la basura, en este caso orgánica. En la iniciativa participarán unas 50 familias, y la experiencia piloto arrancará a finales de enero, alargándose unos cinco meses. Las familias participarán voluntariamente y desde el ayuntamiento se les repartirán los cubos para depositar el compost orgánico que será recogido por personal municipal tres días a la semana (lunes, miércoles y viernes). El COR aportará compostadoras para depositar los restos, con los que se elaborará un compost que se repartirá entre las familias participantes.

El residuo que se recogerá puerta a puerta será compost orgánico y para informar sobre esta basura se llevarán a cabo charlas informativas en las que se detallará a los participantes qué restos y desechos tendrán que depositar en los cubos. El objetivo de la iniciativa es «ir familiarizando a la ciudadanía con la recogida selectiva y el reciclaje», afirmaba ayer la alcaldesa, Mª José Tortosa, que señalaba que un proyecto piloto como el que van a poner en marcha «es una de las maneras más eficaces para concienciar a la gente». La alcaldesa detallaba que en el proyecto piloto «priorizaremos que los participantes sean del casco antiguo, por sectorizarlos de alguna manera, pero no excluiremos a nadie que quiera participar, ya que el municipio no es tan grande como para no hacer la recogida en cualquier zona», recalcaba.

La primera edil de Vallada y también presidenta de la Mancomunitat de Municipis de la Vall d’Albaida explicaba que los municipios aún están lejos de cumplir la normativa europea sobre la materia. Con esta iniciativa piloto, Vallada «da un paso adelante en la apuesta por la recogida selectiva de la basura y la reducción del volumen de residuos a tratar, y lo hacemos porque es lo que toca, porque no nos queda otra si queremos contribuir a dejar un medio ambiente saludable a las generaciones futuras.

Además, lo manda la Unión Europea y también hay una razón económica, ello nos reportará beneficios en la tasa de la basura», exponía, afirmando que «tenemos que ponernos las pilas cuánto antes». El proyecto piloto se iniciará con 50 familias y, según los resultados obtenidos a su conclusión, «podría ampliarse e implantar el sistema de recogida puerta a puerta a toda la población o a unas 300 familias», avanzaba ayer Tortosa, quien apuntaba que la apuesta por el reciclaje de los residuos del contenedor marrón en Vallada también se ha materializado en la petición al COR de una isla de compostaje.

Compartir el artículo

stats