Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emili Balaguer, precursor de la historia médica valenciana

Referente en el campo de la bioética, la universidad le dedica un ciclo de conferencias

Uno de los instantes de la conferencia impartida enla Casa de la Cultura de Xàtiva. | LEVANTE-EMV

La catedrática de Historia de la ciencia de la Universidad Miguel Hernández, Rosa Ballester Añón, fue la encargada de clausurar el pasado miércoles en la Casa de la Cultura de Xàtiva el ciclo de conferencias dedicado a recordar ilustres biografías de científicos y médicos de Xàtiva. En esta ocasión, el personaje fue el médico e historiador de la ciencia Emili Balaguer Perigüell (1942-2014). Un año después de su muerte, la editorial Ulleye rindió homenaje a su memoria con un simposio en el que participaron, como recordó la ponente, profesores como Joan Arrizabalaga o Ramón Trullenque. Ballester, además de compañera intelectual de Emili, fue también de vida, hasta el repentino óbito del historiador de la medicina. Acompañaron a la ponente en la presentación: Agustí Ventura, cronista de Xàtiva; Vicente Torregrosa, presidente de Amics de la Costera; el alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà; y la rectora de la Universitat d’Alacant, Amparo Navarro, que recordaron que sin la mediación de Ballester no se habría podido contar con tanto historiador de la medicina para el ciclo de conferencias.

Emilio Balaguer nació en la calle Pouets en 1942. Se crió en la parroquia de la Mercé y mantuvo siempre un estrecho vínculo con Xàtiva. Amor por el Ecce Homo, Bixquert, y por la utilización del valenciano como lengua de ciencia y cultura, y de la mano de Agustí Ventura aprendió a valorar la cultura clásica como mejor instrumento para entender las etimologías científicas. En 1955 se trasladó a vivir a la calle Portal de Valencia. Estudió el bachiller en el instituto Josep de Ribera de Xàtiva. Comenzó estudios de medicina en la Universitat de València a inicios de los años sesenta, pensando especializarse en psiquiatría, hasta que se cruzó en su camino el profesor López Piñero, que le decantó por la historia de la medicina.

En 1969 se doctoró con la tesis La introducción del modelo físico matemático en la biología moderna. La obra de Giovanni Battista Barelli. Así comenzó una andadura profesional en València junto a López Piñero, dentro de las líneas de investigación propuestas por Laín Estralgo, acerca del desarrollo de las ideas médicas, teniendo siempre presente el contexto sociopolítico en el que surgieron.

A pesar de su orientación hacia la historia de la medicina, no renunció a su vocación inicial y la historia de la psiquiatría fue otra de las líneas a las que dedicó parte de sus trabajos. En 1971 presentó la comunicación «el evolucionismo y el concepto de degeneración en la psiquiatría valenciana del siglo XIX», en el I Congreso de Historia del País Valenciano. Fue también precursor en organizar congresos de médicos y biólogos en lengua valenciana, lo que le sirvió para reivindicar la unidad de la lengua en la Transición.

En 1977, consiguió una cátedra en la Universidad de Zaragoza. En 1981 pudo conseguir plaza en la Universitat d’Alacant, y posteriormente en la de Elx, donde acabó su vida académica. Allí, en la Universidad Miguel Hernández, impartió la asignatura de Bioética, que le hacía recurrir constantemente a la obra de Luis Vives, otro de sus grandes referentes históricos, aunque no realizase del médico valenciano ningún estudio pormenorizado. Su nombre ha quedado ligado a la cátedra de bioética y al ciclo de conferencias que perpetuara su recuerdo en la Universitat d’Alacant.

Fue uno de los impulsores de la conmemoración de la muerte de Lluís Alcanyís en Xàtiva, y de que el hospital comarcal de la ciudad llevara su nombre. Entre la abundante bibliografía escrita por el profesor, Rosa Ballester destacó Medicina y política en la España de la Restauración. La obra de Faustí Barberà Martí, y Balmis i l’esperit de la Il.lustració, publicada por el Consell Valencià de Cultura en 1996. Rosa definió a su pareja y compañero de investigaciones como «un historiador de rigor científico, con un gran compromiso como modo de acercamiento y reflexión para analizar problemas de aquí y ahora, que fueron los ejes de su obra y el legado de una persona que fue fiel a sus orígenes».

Compartir el artículo

stats