Síguenos en redes sociales:

Una Berklee a la valenciana

Reconocidos músicos valencianos como Joan Enric Lluna, Vicente Alberola o Isabel Rey forman parte del claustro del centro con sede en el colegio Iale

La orquesta sinfónica de la Esmar, durante un concierto. Eva Ripoll

València es tierra de músicos y eso se refleja en la oferta de escuelas y conservatorios públicos o privados que tienen sede en la ciudad. Uno de los más recientes -aunque ya lleva dos cursos en marcha y que ha llegado exhibiendo músculo- es la Escuela de Música de Alto Rendimiento (Esmar), que tiene su sede en el colegio Iale en l’Eliana y que es el primer conservatorio superior de música privado de la Comunitat Valenciana y de iniciativa valenciana. La versión valenciana y de música clásica de la prestigiosa Berklee College of Music.

Alejandro Monzonís, Carles Subiela y Manuel Tomàs, tres nombres con trayectoria y reconocimiento en la gestión educativa y musical en la Comunitat Valenciana, son los impulsores de este proyecto que ya encara con ilusión su tercer curso académico.

Según explica Tomàs, consultor académico de Esmar, los puntos fuertes de la escuela son el servicio al alumnado o el capital musical valenciano. Y no es para menos. En su claustro hay profesores de primer nivel tanto nacionales, como internacionales y, sobre todo, algunos de los solistas y cantantes valencianos más reconocidos de las grandes orquestas de la ciudad, la Comunitat Valenciana y nacionales. La soprano Isabel Rey, el director y clarinetista Joan Enric Lluna, el timbalero Javier Eguillor, el músico Llorenç Barber o el clarinetista Vicente Alberola son algunos de sus profesores.

Orquesta casi profesional

Aunque actualmente imparten las Enseñanzas Superiores de Grado y de Máster en música clásica, su intención es ampliar la formación desde la Música Moderna y Antigua. Sin embargo, este amplio abanico de oferta educativa no busca competir frente a otros conservatorios públicos o privados, sino sumar. «No nos gusta entrar en competiciones, hemos venido a innovar no a competir», señala Tomàs. «Somos respetuosos con la oferta pública y privada, cada uno es único», matiza. «Respetamos todos los proyectos», añade al respecto. De ahí que Tomàs destaque de su escuela «la flexibilidad, la calidad del profesorado, los planes de estudio racionalizados en función del alumno», así como «una orquesta de alta calidad en la que el alumno aprende cómo se organiza un conjunto de manera casi profesional», valora el consultor académico de Esmar.

Sobre la agrupación, Tomàs se enorgullece al explicar que «interpretamos en grandes salas, grandes repertorios y con grandes directores». «La orquesta tiene un funcionamiento por encuentros. El alumno vive una experiencia parecida a la de una orquesta profesional. Se trabaja intensivamente con un programa exigente, un director y acaba con un concierto abierto al público», explica Tomàs. Recuerda que la han dirigido ya «personas elevadísima calidad» como Cristóbal soler, José Luis Estellés o Vicente Alberola.

Aunque el alumno de Esmar debe pasar una prueba de acceso, para Tomàs es fundamental que el aspirante al campus «quiera ser profesional de la música y trabajar con los mejores profesores del panorama, que sea una persona inquieta e innovadora, que la música sea su vida y hayan visto en nosotros una respuesta a sus inquietudes». En ese sentido, Tomàs señala que «damos respuestas a quienes quieren una educación musical de calidad sin salir de la Comunitat Valenciana y que no están en los conservatorio públicos».

Vocación internacional

Actualmente, Esmar cuenta con más de un centenar de alumnos en grados superiores, que superan los doscientos si se tienen en cuenta todos los programas vinculados. La mayoría son valencianos, aunque cuentan con jóvenes del resto de España y otros países. «Nuestra vocación es internacional», avanza.

Tomàs define Esmar como «un proyecto inclusivo e integrador». «Nos gusta la innovación, percibimos la música de una manera global y respetamos cualquier tendencia». Por ello, «queremos que la escuela sea percibida por los profesores valencianos como una plataforma para el desarrollo de la creatividad. Nuestro proyecto educativo está abierto a cualquier persona que crea que puede aportar una formación de calidad al alumno en cualquier campo de la música». En definitiva, lo que buscan son «personas que vivan y sientan verdadero amor por la música», concluye.

Músicos valencianos de prestigio como Vicente Alberola, Joan Enric Lluna, Javier Eguillor e Isabel Rey son algunos de los profesores de la Escuela de Música de Alto Rendimiento.

Pulsa para ver más contenido para ti