Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Necrológica

«Imposible no hay nada», repetía siempre

Era un gran lector de periódicos, en especial de este. Disfrutaba con los artículos críticos que contenían más sustantivos que adjetivos. Es fácil ponerse de acuerdo con alguien que respeta opiniones aunque no esté de acuerdo. Ya pasaba en las ágoras griegas y en los teatros romanos, cunas de conocimiento. Pues eso es lo que hizo a lo largo de su vida Juan Vicente Martínez Luciano, buscar puntos de encuentros colectivos, ya fuera en la universidad, en los textos como autor, traductor o adaptador, o en sus múltiples implicaciones como gestor cultural, fuera en su barrio o en un gran escenario. Con ese porte de sabio senatorial romano rescató Sagunt a Escena, un festival que renació bajo su dirección y que peleó para qué recuperará el prestigio perdido. Le interesó poco las conspiraciones palaciegas y menos las luces cortas de la ‘culturera’ lo suyo era la acción, porque la teoría la tenía bastante clara. Tuvo algunos merecidos homenajes en vida, pero a quién corresponda el que más le gustaría es una inversión acorde con la categoría del festival, porque como le gustaba repetir a Juanvi: «Imposible no hay nada».

Compartir el artículo

stats