Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baldocer adquiere dos impresoras digitales híbridas para cerámica

Las máquinas compradas permiten trabajar con tintas de base al agua que ofrecen beneficios técnicos y son menos contaminantes

Las máquinas de EFI-Cretaprint ya está funcionando en Baldocer. | LEVANTE-EMV

La firma azulejera Baldocer ha adquirido dos impresoras para cerámica del modelo D5 Hybrid que fabrica EFI Cretaprint, que dan la posibilidad de trabajar con tintas eco solventes o de base al agua, para sus plantas de Vilafamés y Vila-real. Esta operación conlleva, además, la plantación de 34 árboles, 17 por cada máquina, en el Valle de Iruelas (Ávila) gracias al acuerdo de colaboración entre EFI Cretaprint y Bosques Sostenibles.

Esta operación se enmarca dentro de las reformas y renovaciones de infraestructuras que Baldocer está llevando a cabo en sus fábricas. En el caso de la planta de Vilafamés, se está realizando una ampliación de una de las naves, renovando a su vez la maquinaria para mejorar el proceso de fabricación y, además, hacerlo más sostenible. En cuanto a las obras de la planta de Vila-real, se está renovando parte de la maquinaria con el mismo propósito.

Las impresoras de la gama Hybrid Ceramic Ecosystem operan con tintas de base eco solvente y de base acuosa, lo que otorga más libertad a las empresas a la hora de fabricar sus productos. En este sentido, la posibilidad de trabajar con tintas de base al agua es una apuesta de futuro por parte de Baldocer, ya que presenta beneficios técnicos y, además, es menos contaminante.

Baldocer ha realizado una importante inversión en la adquisición de las impresoras para cerámica de EFI Cretaprint y en la reforma de las plantas de Vilafamés y Vila-real. Un proyecto que además de aumentar el volumen de producción busca hacer los procesos más eficientes y sostenibles. Se prevé que la planta de Vila-real esté en pleno funcionamiento en octubre y la de Vilafamés, en enero del año que viene.

Desde EFI Cretaprint, a través de su director de Ventas Globales de Materiales de Construcción, Juan José Catalán, se muestran «muy orgullosos de seguir contando con Baldocer como un partner fundamental» dentro de su proyecto de tecnología digital. «En EFI pensamos que la inversión en tecnología de impresión híbrida, más sostenible y eficiente, en el clúster cerámico español, es la clave para seguir liderando la producción mundial de azulejos», añade.

Por su parte, el jefe de producción de Baldocer, Oscar Esteller, considera «muy positivo» contar con impresoras híbridas que les den la opción de utilizar tintas con base agua en sus plantas. «Trabajar con EFI Cretaprint nos ayuda a mejorar la calidad y la sostenibilidad de nuestros procesos productivos, dos pilares fundamentales de nuestra filosofía de empresa». Una valoración que reafirma Pau Peraire, responsable de planta en Vila-real: «Mejorar en innovación pasa por invertir en infraestructura y tecnología con empresas punteras como EFI».

EFI Cretaprint, cuyas instalaciones se encuentran en la también localidad castellonense de Almassora, colabora con Bosques Sostenibles en la plantación de 17 árboles por cada nueva impresora vendida: una cifra simbólica que equivale a aproximadamente 3 toneladas de emisiones de CO2 según los informes de gases de efecto invernadero de 2019. Esta colaboración nace de la voluntad de compensar las emisiones que se producen en el sector con una acción que, además, ayuda a repoblar los bosques.

Bosques Sostenibles es una empresa avalada por el Ministerio de Transición Ecológica de España que está especializada en la actividad de reforestación para mitigar los efectos del calentamiento global. Actualmente lleva plantados más 550.000 árboles en el Valle de Iruelas (Ávila) en un esfuerzo que se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible promovidos por Naciones Unidas.

Como parte de la política medioambiental que desarrolla Baldocer, hay que subrayar que recientemente ha finalizado la instalación de 7.000 placas solares en la cubierta de su nuevo almacén logístico de Vilafamés con las que evitará la emisión de 1.000 toneladas de CO2 al medioambiente. De esta manera, la firma generará el 25 % de la energía eléctrica que necesita una de sus plantas.

El almacén cuenta con una superficie de 36.000 metros cuadrados y ha sido diseñado para albergar 18.000 metros cuadrados de paneles solares. Estas instalaciones se sumarán a la construcción de un nuevo almacén en Vall d’Alba, en un terreno de 253.000 metros cuadrados, con una superficie cubierta de 86.530 metros cuadrados y una zona de carga de 10.800 metros cuadrados.

La instalación fotovoltaica tiene una potencia eléctrica de 3.280 kWp, lo que supone una generación anual de más de 4.000.000 kWh. Esto se traduce en una reducción de las emisiones de más de 1.000 toneladas de CO2, el equivalente de plantar 73.000 árboles.

Compartir el artículo

stats