La industria automovilística se enfrenta, desde hace años, a uno de los momentos más importantes y decisivos de su historia. La idea de movilidad limpia ha llegado y se espera que la consolidación del coche eléctrico pueda suponer una revolución en el sector del automóvil, además de crear un nuevo modelo de vida en las grandes ciudades.

El transporte es el sector que más energía consume en España (33%), liderado por los automóviles (17 %). Además, el transporte por carretera es responsable del 20 % de las emisiones de CO2 en la Unión Europea, una cifra que ha aumentado un 8 % desde los años 90.

Esta preocupante dinámica obligó a las instituciones supranacionales a tomar medidas al respecto. De este modo, la Comisión Europea propuso -en noviembre de 2017- fomentar el liderazgo mundial de la UE en el ámbito de los vehículos limpios, mientras que las Naciones Unidas se marcaron el objetivo de reducir un 40 % las emisiones de CO2 antes de 2030 en el Acuerdo de París.

El 50 % de la producción mundial de petróleo se destina a la gasolina, por lo que la transición del parque de vehículos hacia los coches eléctricos permitiría reducir considerablemente la contaminación a nivel mundial y, al mismo tiempo, mejorar la salud de la población.

Un segmento en crecimiento

Durante 2020, España registró un total de 20.156 nuevas matriculaciones de vehículos eléctricos, lo que supone un aumento del 64 % en la tasa interanual. De este modo, el coche eléctrico se ha convertido en el único segmento de la industria automovilística que sigue creciendo.

Sin embargo, y a pesar de la tendencia alcista en los últimos años, la cuota de mercado de los vehículos eléctricos es casi testimonial en España. Los últimos datos muestran que el número de vehículos eléctricos puros e híbridos enchufables representa apenas el 1,9 % y el 2,2 % del parque de coches nacional, respectivamente.

Los coches eléctricos contribuyen a reducir las tasas de contaminación que en un 80 % provienen de los vehículos. ED

El proceso de transición hacia el transporte eléctrico en España, por lo tanto, todavía es lento y los expertos estiman que podría durar más de 40 años. A pesar de ello, la creciente popularidad de este tipo de vehículos es innegable y su producción actual se vende de antemano casi por completo.

En este sentido, una reciente encuesta destaca que el 82 % de los automovilistas sólo cambiaría su coche eléctrico por otro del mismo segmento. El estudio también resalta la autonomía, las facilidades de recarga, el placer de conducción y el ahorro como los principales factores de satisfacción entre aquellos usuarios que poseen un coche eléctrico.

Autoescuelas Jordá, a la vanguardia de la movilidad limpia

Las personas, las empresas y las instituciones tienen la responsabilidad de actuar para fomentar la implantación de un desarrollo sostenible, que pueda cambiar la actual tendencia de calentamiento global. En este contexto, Autoescuelas Jordá, el más innovador centro de enseñanza para la obtención de permisos de conducir en Valencia, ha dado un nuevo paso en su labor de liderazgo del sector de las autoescuelas mediante una importante aportación en el capítulo de la movilidad sostenible.

Autoescuela Jordá ha renovado su flota de vehículos para facilitar el aprendizaje de sus alumnos. ED

Autoescuelas Jordá ha apostado por introducir un vehículo 100% eléctrico en sus clases prácticas para la obtención del permiso de conducir, una forma de reducir las cifras de contaminación de las grandes ciudades que, en un 80% provienen de los vehículos. “El futuro de la movilidad debe estar asociado a los modos de transporte sostenible, razón por la que hemos adquirido un vehículo eléctrico 100 %, que estará disponible en nuestro centro situado en la Universidad Politécnica de Valencia a partir de enero”, asegura Félix Portalés, director de Autoescuelas Jordá.

La inversión en movilidad sostenible no se encuadra únicamente en la acción de responsabilidad medioambiental de la empresa, siempre orientada a facilitar el aprendizaje de sus alumnos. Según indica su director, “se ha renovado la flota de vehículos con importantes ayudas a la conducción, como los Sistemas de asistencia a la conducción ADAS entre los que se encuentran el Asistente de Mantenimiento de Carril, Asistente de Parada de Emergencia, Avisos de precolisión, Asistencia al aparcamiento, Visión e iluminación. Estas ventajas para el alumno están permitidas y reconocidas por la DGT, por lo que pueden ser utilizadas durante el examen de circulación, que aceleran el aprendizaje y acercan el aprobado a los aspirantes”.

Además, la incorporación del vehículo eléctrico 100 %, “un proyecto supervisado por el Departamento de Medioambiente de la UPV”, añade ventajas adicionales a su naturaleza de sostenibilidad medioambiental: “El motor eléctrico del vehículo no se puede calar, por lo que elimina uno de los inconvenientes para los alumnos en su aprendizaje a la conducción. Además, sólo es necesaria una marcha para su movimiento, como en los automóviles con cambio automático”, destaca Portalés.

Autoescuelas Jordá apuesta por la movilidad sostenible ED

Desde su fundación en 1962, Autoescuelas Jordá se ha caracterizado por su carácter innovador para mejorar la experiencia de aprendizaje de los conductores, con la implantación de sus simuladores de Realidad Virtual —que ahora incrementa con la renovación de su flota con vehículos con ayudas a la conducción— y la adquisición de un vehículo eléctrico 100 %.