Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FIN A UN “EXILIO” DE CASI DOS AÑOS

Sanxenxo recibe al rey emérito entre vítores y algunas protestas

Juan Carlos saludó a los vecinos que le esperaban en Nanín con el pulgar hacia arriba y soriente | Fijará su residencia habitual en Abu Dabi pero expresó su deseo de viajar habitualmente a Galicia para participar en regatas

El rey emérito saluda al entrar hacia la casa de Pedro Campos, al volante de su coche, ayer en Nanín, Sanxenxo. / GUSTAVO SANTOS

Cuentan las amistades del rey emérito Juan Carlos I en Sanxenxo que, durante su estancia en Abu Dabi, cuando se le planteaba al monarca por un posible regreso a España, éste les contestaba que normalmente se “entra por donde se sale”. Recordaba así la cena de despedida con sus amigos en esta localidad turística de las Rías Baixas que fue su última cita en España el 3 agosto de 2020 antes de poner rumbo a los Emiratos Árabes precisamente desde Peinador.

Expresaba así también su deseo de que su vuelta se produjese por Galicia y con esa visita a Sanxenxo, un lugar en donde se siente “cómodo y rodeado de amigos”, como reconoce el presidente del Real Club Náutico de Sanxenxo, Pedro Campos, íntimo de don Juan Carlos I.

El deseo del exjefe del Estado de volver a España por Sanxenxo para navegar con sus amigos se empezó a cumplir ayer. Pasados 22 meses desde que saltaron a la luz pública las investigaciones judiciales vinculadas con su patrimonio y una vez que estas han sido archivadas por la Fiscalía, el avión privado en el que viajaba el rey emérito aterrizaba a las 19.14 horas en el aeropuerto vigués tras despegar a media mañana desde Abu Dabi.

25

Así fue la llegada del rey emérito a Vigo

Don Juan Carlos bajó la escalerilla del jet privado Gulfstream con dificultad, aunque caminando sin la ayuda de su habitual bastón, y allí se fundió en un abrazo con su hija, la infanta Elena, quien le esperaba a pie de pista tras haber llegado a Peinador unas horas antes en un vuelo regular desde Madrid. La última vez que la hija mayor de los reyes eméritos vio a su padre fue hace unas semanas, cuando trascendieron las imágenes en Abu Dabi, pero lo cierto es que se ha notado las ganas que tenía de reencontrarse con su padre en su país. Juan Carlos I también saludó efusivamente a Pedro Campos, el que será su anfitrión durante estos días en Sanxenxo.

La infanta Elena, que había llegado horas antes en un vuelo desde Madrid, lo recibió con un abrazo a pie de pista

decoration

A bordo de un Volvo plateado, conducido por el propio Campos, el rey emérito salió del aeropuerto diez minutos después, seguido de una comitiva compuesta por cuatro automóviles tipo berlina y un furgón monovolumen, además de los vehículos de la Guardia Civil.

Sentado en el asiento del copiloto, el rey saludó a las personas presentes en el exterior del aeropuerto desde el interior del vehículo y con la mano, cuando salía de Peinador en dirección a Sanxenxo.

A las ocho menos diez, el coche en el que viajaba el rey emérito llegaba sin escolta a la zona de Nanín, en el municipio turístico, en donde está emplazada la casa del presidente del Real Club Náutico. El acceso a la pequeña callejuela que la calle de Los Palacios, en la que se ubica esta vivienda, fue cortada por la Guardia Civil para dotar de seguridad y tranquilidad al rey emérito en esta primera noche en suelo español tras casi dos años de ausencia.

El dispositivo de seguridad, aunque era patente con dos patrullas de la Guardia Civil ante la vivienda y miembros de seguridad de la Casa Real controlando los accesos, era bastante discreto y llamaba más la atención las decenas de medios de comunicación que seguían en directo la llegada del monarca.

En Nanín, el rey emérito recibió los aplausos de vecinos y monárquicos que acudieron a vitorearlo. También hubo alguna protesta, como la de Bruno, que posó con una pancarta en la que se podía leer: “Fiel, ejemplar, animalista“. Una bandera republicana se dejó ver en algún momento por la zona, aunque eran mayoría los que saludaban al rey con vivas y con banderas españolas. Entre ellos, tres vecinos de llegados desde Lugo, Pontevedra y Lalín, que acudieron exprofeso a apoyar a Don Juan Carlos, de que quien dijeron que “nunca debió abandonar España”.

"Nunca debió abandonar España", señalaron algunos de los vecinos que se concentraron en las inmediaciones del chalé de Nanín en el que se hospedará Juan Carlos I

decoration

También varios vecinos de la zona salieron a saludar al monarca. Aunque el rey ya pasó alguna temporada en la misma casa en la que ahora se hospeda, reconocían que su presencia allí nunca había generado tanta expectación.

A su llegada a Nanín, el coche conducido por Pedro Campos con Juan Carlos I como copiloto – una imagen que refuerza este carácter privado, de la primera visita del rey emérito a España– redujo la velocidad para enfilar el pequeño callejón que conduce al chalet de Nanín en el que va a pasar el fin de semana. El padre del rey Felipe VI bajó la ventanilla y, sonriente, hizo un gesto de aprobación a los vecinos y periodistas, con el pulgar hacia arriba dio a entender que todo va bien y saludó, mostrando su satisfacción por regresar a España. En el asiento de atrás del vehículo del presidente del Náutico de Sanxenxo viajaba la infanta.

Cena casera y descanso

Según explicaron distintas fuentes, los planes para la velada de ayer eran sencillos: disfrutar de una “cena casera” en la casa con vistas a la playa de Nanín y descansar tras el largo viaje en avión que había realizado Juan Carlos I. Un descanso necesario en previsión de la atareada jornada deportiva que espera hoy, con la celebración de la regata InterRías de la clase 6M, motivo de la visita del rey emérito a Sanxenxo y en la que se prevé que pueda participar, sino en todas las pruebas, en algunas de las regatas que se celebran durante el fin de semana.

Según explicó Pedro Campos en la mañana de ayer, en la última conversación telefónica que mantuvo con el monarca el pasado miércoles, el rey emérito le expresó su “emoción” por regresar a España.

También le manifestó su “ilusión por volver a navegar, el deporte que tanto le gusta y en un lugar, como la ría de Pontevedra en el que se insiste en que se “siente muy cómodo”. También mostró satisfacción por poder volver a ver a sus “muchos amigos” del mundo de la vela.

Campos explica que Juan Carlos I era “consciente” de que este regreso estaba teniendo una repercusión mediática extraordinaria y también lo comentaron en las conversaciones previas antes de su llegada ayer a Vigo: “Me imagino la que se está armando”, bromeó el emérito con el presidente del Náutico, quien en todo caso insistió en que lo vio “muy contento y animado” por esta “visita privada”, además de con “mucha energía”

Pedro Campos afirmó antes de recoger al monarca que lo vio "muy contento e ilusionado" en la última conversación que mantuvo con él

decoration

Después del fin de semana en Galicia, está previsto que el lunes el rey emérito abandone Sanxenxo, de nuevo a través del aeropuerto de Vigo, para visitar a su hijo el rey Felipe VI en la Zarzuela. No dormirá en Palacio y desde Madrid volverá a Abu Dabi, en donde se señala que ha fijado su residencia estable, acatando así las condiciones del actual jefe del Estado.

No obstante, parece que tras este primer viaje de Juan Carlos a España, su objetivo es visitar con más asiduidad su país y concretamente Sanxenxo. El presidente del Real Club Náutico confirmó que el monarca les pidió que le hiciesen llegar el calendario de regatas del club y aseguró que Juan Carlos I manifestó su deseo de participar en el mundial de la clase 6M que se va a celebrar entre el 10 y el 19 de junio en Sanxenxo. “En un 99% de posibilidades yo creo que esa cita no se la va a perder” ya que cabe recordar que el rey emérito es todavía el campeón del mundo en esta disciplina de barcos clásicos. Por lo tanto, en apenas un mes regresaría a Sanxenxo.

Durante su estancia en Sanxenxo, el rey emérito tendrá la oportunidad de saludar al alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín, también amigo suyo y quien estos días señaló la importancia que tiene la visita de Juan Carlos I para el municipio en canto a la proyección turística .“Estamos encantados de recibir al rey emérito y mostrarle una vez más nuestro cariño”, indicó esta misma semana.

"En un 99% de posibilidades creo que va a venir a competir al mundial que se celebra en junio en Sanxenxo"

decoration

También el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, aunque no tiene previsto encontrarse con el exjefe del Estado, defendió su presencia en Galicia como “una buena noticia” desde el punto de vista de la “promoción” turística. “Creo que mucha gente piensa lo mismo. No tiene ninguna causa judicial pendiente y tiene todo el derecho a estar aquí”, indicó.

El Gobierno central expresó su “absoluto respeto” por la visita de don Juan Carlos, de la que se ha desligado al tratarse de un asunto “privado”, según la portavoz, Isabel Rodríguez.

No obstante, tanto desde el ala socialista del Gobierno como del de Unidas Podemos han reavivado la petición que ha hecho en varias ocasiones el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para que el emérito dé explicaciones por su conducta, que tildó de “incívica”, a pesar del archivo de las investigaciones de la Fiscalía del Supremo.

Rendir cuentas

“No es un problema de ir o venir, sino de pedir cuentas. Una democracia como la española merece una explicación de lo que ha hecho mientras era jefe de Estado”, ha demandado la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz.

La titular de Asuntos Sociales, Ione Belarra, también de UP ha ido en la misma línea: “El rey emérito sólo debería volver a España para rendir cuentas ante la justicia. Que la inviolabilidad le libre de ello humilla a la democracia”. A juicio de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, “los ciudadanos merecen una explicación” después de las informaciones “inquietantes” que ha habido en los últimos años sobre Juan Carlos I.

Compartir el artículo

stats