Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alborache y Macastre evitan el cierre de sus centros auxiliares en julio y agosto

El Departamento de Manises acepta que un facultativo pase consulta en días alternos

Vecinos de Macastre en el exterior del centro auxiliar tras recibir la vacuna contra la covid-19. | L-EMV

Vecinos de Macastre en el exterior del centro auxiliar tras recibir la vacuna contra la covid-19. | L-EMV

Las conversaciones y negociaciones llevadas a cabo en la última semana han surtido efecto: los centros auxiliares de atención primaria de Alborache y Macastre estarán abiertos este verano día sí y día no, ya que el servicio se prestará en días alternos. Es el resultado de la presión ejercida por la alcaldesa de Alborache, Paqui Collado, junto al de Macastre, Vicente Montó, para que la Conselleria de Sanidad interviniera en una decisión que podría ser «una debacle», como explicó Montó. Así, la secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, así como la de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público, Isaura Navarro, han sido las interlocutoras para tratar de llegar a acuerdo con la empresa concesionaria del servicio sanitario en departamento de Salud de Manises, del que depende la comarca de la Hoya de Buñol.

Tras las conversaciones mantenidas, el Coordinador de Continuidad Asistencial de Manises, Roberto Gorgues, avisó a ambos ediles de que el servicio se mantendría durante las vacaciones de julio y agosto con un facultativo que daría servicio a ambos municipios en días alternos. Se suple así las ausencias por vacaciones de los profesionales sanitarios de Macastre y Alborache que el Departamento de Manises aseguraba no poder sustituir «por falta de personal».

La decisión, conocida la semana pasada por ambos municipios, no fue bien encajada por ninguno de los munícipes ya que se trata de pueblos que triplican su población durante las vacaciones de verano. «Pasábamos de tener dos médicos a tener el consultorio cerrado, no era justo. Ahora, sustituirán las vacaciones de ambos con otros facultativos, ya que aseguraban que debía cerrarse por falta de personal», lamentó Collado. Además, la alcaldesa recordó que el año pasado el Departamento de Salud de Manises cerró las instalaciones «porque no se podía garantizar el circuito covid-19, con entradas y salidas diferenciadas». Para ello, en Alborache se han realizado desde octubre a diciembre obras para acondicionarlo, «pero ahora la excusa es el personal», lamentó la alcaldesa.

Por eso, la apertura en días alternos «no es suficiente pero estamos satisfechos», como apuntó Montó. El primer edil agradeció el esfuerzo de la secretaria autonómica Concha Andrés y del Coordinador de Continuidad Asistencial de Manises, Roberto Gorgues, por haber revertido la situación y haber evitado el cierre, «hubiera sido una debacle, estamos en la quinta ola de contagios». «Es sorprendente que la gerencia tomara la decisión de cerrar cuando podía haberse solucionado sin necesidad de alarmar a la población y sin haber tenido que presionar para defender los derechos de Alborache», defendió Montó.

Con el cierre parcial de los consultorios, ambos municipios dependen de Yátova, que enfrenta un verano con el doble de población, menor plantilla y teniendo que asumir a los pacientes de Alborache y Macastre cuando no esté el facultativo en la consulta.

Compartir el artículo

stats