Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corea del Norte

Alejandro Cao de Benós: 10 cosas que hay que saber del hombre 'más buscado' por el FBI

'Troll' de Twitter, 'streamer' en Twitch y con orígenes aristocráticos, ejerce como embajador norcoreano no oficial

Alejandro Cao de Benós: 10 cosas que hay que saber del hombre 'más buscado' por la FBI.

'Conspirador' en favor de Corea del Norte

Nacido en Tarragona en 1974, se le acusa de ayudar al Gobierno de Piongyang esquivar las sanciones a través de criptomonedas y la tecnología 'blockchain'. Según Estados Unidos, se enfrentaría a una pena de hasta 20 años en prisión.

Traficante y cibercriminal

Hace años se lo vinculó al tráfico de armas y de drogas, además de otros delitos informáticos, una de las principales fuentes de ingresos del aislado régimen de Corea del Norte, que, según la ONU, ha conseguido mantener a flote el país gracias a los 2.000 millones de dólares recaudados secuestrando datos y extorsionando a sus propietarios. Él ha rechazado sistemáticamente las acusaciones.

Un 'troll' de Twitter

"No sé por qué hoy todo el mundo me busca. Estoy en Jerusalén, al lado del Gólgota, comiéndome un durum de falafel", decía en Twitter al hacerse viral la orden de detención del FBI. Tras la bola mediática, tuiteó "no estoy en Jerusalén ni en sus catacumbas (El durum es real). [...] Que el CNI y la Guardia Civil saben que soy vegetariano", prosiguió en su jocoso tono habitual. Su cuenta, asidua al 'troleo', tiene más de 88.000 seguidores.

'Streamer' en Twitch

Su huella digital no solo se limita a Twitter y a, supuestamente, los delitos cibernéticos. Hace unas semanas dio el salto a Twitch, donde tiene un canal de 'streaming' que le sirve de cajón de sastre. En sus 'chill out', vídeos de unas dos horas donde conversa sobre los temas que le envían sus seguidores, reflexiona sobre cualquier cosa, desde series y películas hasta teoría comunista y geopolítica. 

Su otro nombre: Cho Son-il

Alejandro Cao de Benós no es su único nombre: en Corea del Norte se le conoce como Cho Son-il, que quiere decir 'Corea es una'.

Alejandro Cao de Benós.

¿Embajador norcoreano?

En ocasiones se le ha bautizado como el ‘primer embajador occidental del país asiático', aunque no es cierto, ya que su cargo, no oficial, es el de Delegado especial del Comité de Relaciones Culturales en el Extranjero de la República Democrática Popular de Corea. Además, es el fundador de la Asociación de Amistad con Corea, que tiene miembros en 120 países, y que es una suerte de Instituto Cervantes, pero del régimen norcoreano.

De Granada a Corea del Norte

Fundó la Asociación de Amistad con Corea en 1993, en el municipio de La Zubia, en Granada. En los 2000, consiguió acercarse políticamente a Corea del Norte y refundó la asociación en lo que es hoy, siendo la responsable de crear las primeras web oficiales del país.

Orígenes aristocráticos

A pesar del claro posicionamiento comunista contra la aristocracia, los orígenes de Cao de Benós son lejos de ser humildes. "Soy primogénito descendiente de los barones de Les, marqueses de Rosalmonte y condes de Arjelejo. Dos de estos títulos son Grandes de España y el de barón de Les está cerca del de la duquesa de Alba en antigüedad e importancia", aseguraba en unas declaraciones a ‘La Razón’. Aun así, calificó esa rama familiar de "franquista" y "extrema derecha", y asegura que su abuelo arruinó la herencia y acabó de guardia para Repsol. "Una lección del destino", sentenció.

"Atrapado" en España

Esta semana informó que lleva seis años con el pasaporte retenido, sin poder salir de España y que su caso está en el Consejo General del Poder Judicial. En un comunicado añadió que no está prófugo y que se encuentra localizable: "Firmo todos los lunes en los juzgados de El Vendrell"

Avistador de ovnis

Por si entrar y salir de Corea del Norte no fuese ya suficientemente espectacular, el catalán cuenta que no es su encontronazo más surrealista: a los 16 años tuvo dos avistamientos de 5ª fase, es decir, en los que existe interacción hombre-alien. O eso dijo en una entrevista.

Compartir el artículo

stats