El Oceanogràfic de Valencia se vistió de gala del 13 al 19 de mayo para acoger la segunda edición del festival "OceanFest", un evento que combinó talleres educativos, charlas, arte y exposiciones para todos los públicos con el objetivo de divulgar la importancia de la protección y conservación del océano

Durante una semana, los visitantes al Oceanogràfic disfrutaron de una amplia variedad de actividades diseñadas para concienciar sobre la preservación marina desde una perspectiva multidisciplinar. Durante las mañanas, los talleres divulgativos y de conservación en las instalaciones de Océanos y Mediterráneo captaron la atención de grandes y pequeños.

Talleres educativos y de conservación

Una de las actividades más destacadas fue la de "bombas" de semillas, donde los participantes crearon pequeñas bolas con semillas de plantas autóctonas, listas para ser lanzadas en el campo y contribuir a la reforestación

Taller de bombas de semillas en el OceanFest 2024 ED

Este taller no solo trata de promover la conservación de especies locales, sino que también involucró a los asistentes en actividades prácticas de jardinería ecológica, subrayando la importancia de la biodiversidad.

La actividad de "Plàstic Preciós", enseñó a los asistentes a identificar, separar y reciclar diferentes tipos de plásticos, promoviendo la economía circular y la reducción de residuos mediante la creación de piezas recicladas. 

Con ello, se buscó destacar cómo los residuos plásticos afectan a los océanos y qué medidas se pueden tomar para reducir su impacto. Los participantes aprendieron sobre los beneficios de la economía circular y cómo pueden contribuir a disminuir el uso de nuevos recursos.

Además, se abordaron los problemas de conservación de especies marinas con muestras biológicas y se impartieron buenas prácticas ambientales. En la actividad “La chapa del cambio”, los visitantes personalizaron chapas con ideas para mitigar el cambio climático. 

Exposición fotográfica y taller de fotografía

El festival también contó con la destacada participación de Belén Caro, fotógrafa y bióloga marina, quien presentó su exposición “Errantes del Océano” en el Edificio de Accesos del Oceanogràfic y fue nombrada como “embajadora” de la Fundación Oceanogràfic 2024-2025.

Belén Caro, Belén Caro, fotógrafa y bióloga marina. ED

Las impresionantes imágenes de gran formato revelaron la vida secreta del plancton, destacando su papel crucial en los ecosistemas marinos. Caro explicó que “fotografiar estos microorganismos en apnea, principalmente durante la noche, permite capturar su abundancia y movimiento”.

Errantes del Océano” se inspira en la palabra griega «plancton», que significa deambular o ser errante. La exposición comienza con una breve introducción sobre lo que es el plancton y continúa con los diferentes organismos de menor a mayor complejidad, desde las gelatinas y medusas hasta los peces. Esta muestra fascinó a los visitantes, destacando la importancia del plancton en la cadena alimentaria marina.

Además de la exposición, Caro impartió un taller de fotografía donde compartió sus experiencias y conocimientos adquiridos en las Islas Columbretes

Los participantes pudieron aplicar lo aprendido en las instalaciones del Oceanogràfic, combinando teoría y práctica en un entorno inspirador. Esta sesión práctica ofreció una oportunidad única para aprender de una experta en fotografía submarina y explorar las técnicas necesarias para capturar la belleza del mundo marino.

Encuentros con expertos y artistas

El "OceanFes" también fue una plataforma para encuentros con destacados expertos y artistas. Entre los participantes estuvieron Fernando Valladares, científico experto en ecología y cambio climático, y Jose Carlos Díez, economista, que aportaron su perspectiva sobre la importancia de la conservación marina.

También hubo espacio para el cine a través de “Oce&Films”, en el que más de 400 personas asistieron a la conferencia de Juan Gómez Jurado, Arturo González Campos y Rodrigo Cortés, sobre el impacto del ser humano en el océano a través de la película “Master & Commander”.

Juan Gómez Jurado, Arturo González Campos y Rodrigo Cortés en el espacio “Oce&Films” ED

El artista, Luis Lonjedo creó un mural exterior en vivo, titulado “El sonido del mar”, inspirado en la conservación de los océanos. Durante los días del festival, los visitantes pudieron observar cómo Lonjedo daba vida a su obra, que reflejaba la belleza y fragilidad del ecosistema marino. 

Mural en proceso de Luis Lonjedo. ED

Ajedrez Viviente de Xàbia

El festival culminó con la representación de (A)MAR, una adaptación del Ajedrez Viviente de Xàbia, Fiesta de Interés Turístico Nacional

Esta puesta en escena teatral, que aborda la opresión y destrucción de los mares por el ser humano, se realizó en el Auditorio Mar Rojo del Oceanogràfic de la Ciutat de les Arts i les Ciències, con el mar como telón de fondo. La obra contó con la participación de más de un centenar de personas, incluyendo ajedrecistas, músicos y bailarines, que llevaron al público un mensaje de conservación.

Ajedrez viviente de Xàbia en el Oceanogràfic. ED

La acción transcurrió en las profundidades del entorno marino de l’Illa del Portitxol de Xàbia, un lugar conocido por sus hallazgos arqueológicos y biológicos. Esta obra teatral no solo entretuvo, sino que también removió las conciencias del público sobre la necesidad urgente de proteger nuestros mares.

El ‘OceanFest’ 2024 no solo ofreció entretenimiento y educación, sino también inspiró a sus asistentes a actuar en favor de la preservación marina, destacando la relevancia de eventos que combinan arte, ciencia y educación para promover un cambio positivo en la sociedad. 

El festival logró crear un espacio donde la comunidad pudo aprender, reflexionar y comprometerse con la causa de la conservación de los océanos. Con actividades para todas las edades, el ‘OceanFest’ del Oceanogràfic demostró que la protección del medio ambiente y el cambio climático es una responsabilidad compartida que podemos y debemos abordar desde múltiples disciplinas.

El éxito de esta edición del OceanFest subraya la importancia de la colaboración entre instituciones, expertos y el público para crear un futuro más sostenible. Eventos como este son esenciales para aumentar la conciencia pública y fomentar acciones concretas que protejan nuestro ecosistema marino.